Querétaro pesado

En un reciente reportaje de nuestra casa editorial, se señaló que existen “focos rojos” alertados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)respecto a que si en Querétarono se actúa adecuadamente, a mediano plazo la población estatal tendrá sobrepeso u obesidad.

Aunque la población adulta es la que ahora manifiesta la condición del sobrepeso a través de problemas de elevados niveles de glucosa en sangre o colesterol, hipertensión arterial, etcétera, son los niños y jóvenes quienes viven con enfermedades de adultos.

La ausencia de información nutricional confiable pone en riesgo a la población. Con la presentación de la Cruzada nacional contra el hambre se refrenda que a los gobernantes les preocupan más los problemas de desnutrición pero abandonando lo que es el problema de la obesidad, porque es este tópico el que está poniendo a México en el mayor peligro de muerte, y al no tomar la importancia que se debe, la situación empeora.

El riesgo de sufrir obesidad es para toda la población. Recordemos que el país ocupa el segundo lugar mundial con mayor número de personas que padecen obesidad. Las implicaciones que tiene la obesidad es en el empeoramiento de su calidad de vida, resultando una población altamente vulnerable en la que se tendrá que invertir grandes cantidades en el restablecimiento de su salud.

La obesidad es una enfermedad grave ocasionada por el exceso de masa corporal. La obesidad se clasifica en tres niveles: Leve: cuando aun puede que se considere sobrepeso y se tiene un exceso de masa corporal de 20% a 40%. Moderada: cuando aun el remedio puede ser a base de una alimentación adecuada, solo afecta algunos factores. Cuando su exceso de masa corporal es de 41% a 99%. Grave: que supere 100% de su peso normal, que su estado físico y emocional está afectado.

Hay una forma muy sencilla de conocer si se tiene o no un problema de obesidad, por medio de la medición del índice de la masa corporal y comparar con las demás personas de su edad y sexo, al ser superada en 40% de lo establecido entonces se padece de obesidad. En los últimos 20 años se han incrementado más de 50% las muertes en Querétaro por enfermedades crónico degenerativas relacionadas con sobrepeso y obesidad. Esto sucede pese a que la entidad se sitúa por debajo de la media nacional en materia de obesidad, con un promedio de 23.1 personas por cada 1,000 habitantes.

El municipio de Corregidora es el que registra la tasa más alta, seguido de Huimilpan, San Joaquín, El Marqués y Querétaro. Los municipios con menos problemas de obesidad son Arroyo Seco, Pinal de Amoles, Jalpan de Serra, Landa de Matamoros, Ezequiel Montes, Pedro Escobedo, Colón, Cadereyta de Montes, Amealco, San Juan del Río, Tequisquiapan, Peñamiller y Tolimán.

Entre las medidas marginales adoptadas desde hace seis años están las campañas promocionales de la Secretaría de Salud y la Fundación Roberto Ruiz Obregón, buscando prevenir diabetes, obesidad e hipertensión arterial en la población.

Nuevamente es la promoción como remedio cosmético y tardío, ya que Querétaro es el estado de mayor índice en el consumo de refrescos embotellados.

Consejero Electoral en Querétaro del Instituto Federal Electoral

Comentarios