¡Que regresen a casa!

Alicia Colchado Ariza

Uno escribe a partir de una necesidad de comunicación y de comunión con los demás, para denunciar lo que duele y compartir lo que da alegría. Uno escribe contra la propia soledad y la soledad de los otros. Eduardo Galeano

Son de familias distintas, no son vecinos, algunos tienen su domicilio en extremos opuestos de la ciudad o del estado, al parecer nada los une, sin embargo, de unos meses a la fecha tienen mucho en común, los rostros de los familiares de todos ellos reflejan la misma angustia, el cansancio de las noches interminables y de los días sin luz, la desesperación por la ausencia sin fin y del silencio infinito.

El peregrinar de los familiares de todos ellos hacia las oficinas de las autoridades estatales es el mismo, interminable como el dolor de la incertidumbre.

Apenas hace unos días no tenían ningún vínculo que los uniera en las redes sociales, el día de hoy, sus fotografías tapizan páginas enteras en los espacios electrónicos. Las sonrisas de todos ellos en esas fotografías también son un común denominador, el obturador de la cámara congeló un lejano momento de alegría.

Hoy no están, hoy solo está presente su ausencia, las horas y los días transcurren aunque en la vida de quienes viven esa pesadilla el tiempo se congeló, no hay noche no hay día, todo es obscuridad permanente.

Conozco a los familiares de una de ellas, pero eso es suficiente. ¡No debería haber ninguna persona que no pudiera regresar a su hogar, mucho menos cualquier menor!

En la página de personas desaparecidas de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado se pueden observar 57 fotografías de 33 mujeres y 24 hombres todas y todos ellos menores de edad; 10 mujeres y ocho hombres desaparecidos entre mayo y junio de 2014.

Ante este fenómeno, en diciembre del 2013 se instaló en Querétaro el Comité Estatal para la Implementación y Operación del Programa Alerta AMBER, mismo que preside el procurador general de Justicia, Arsenio Durán Becerra, con el objetivo general de recuperar a las niñas, niños y adolescentes que se encuentren en riesgo de sufrir un daño grave a su integridad personal.

A pesar de contar con dicho Comité Estatal desde hace más de seis meses, en ninguno de los casos de desaparición mencionados fue activada la Alerta AMBER, motivo por el cual 13 organizaciones sociales se dieron a la tarea de emitir un comunicado dirigido al gobernador exigiendo la aplicación del protocolo en todos los casos de menores desaparecidos en Querétaro así como la solicitud de una explicación clara del porque no fue activada para ninguno de los casos en el estado.

Mientras escribo esto y usted lector lo lee, estos menores están en riesgo sin que nadie de respuesta alguna, exijamos a quienes tienen responsabilidad en estos casos, la solución y protección a nuestros niños en Querétaro.

Estoy segura de que cuando las palabras invaden el espacio lo hacen con la esperanza de tender un puente intangible de comunicación con el otro.

El sistema socioeconómico en el que vivimos, ha dañado el tejido social al parecer de manera irreversible, no escucha y no ve el que está arriba pero tampoco el compañero, el camarada, el de junto, ese que es nuestro igual y eso es peor. Ante esto queda preguntar ¿tiene caso insistir en la importancia del mensaje por medio de la palabra?

Injusticias como ésta, reafirman el sentido de la terca insistencia.

Como comisionada nacional del PT en Querétaro invito a sumar nuestras voces en la exigencia de resultados en su localización. ¡Que se active la Alerta AMBER en todos los casos de menores desaparecidos en Querétaro!

Comisionada Política Nacional Partido del Trabajo Querétaro

Comentarios