Se encuentra usted aquí

¿Procede la anulación de la elección en Coahuila?

Al PAN, le salió “el tiro por la culata”, impugnaron los resultados por los rebases de los gastos de campaña del PRI, nunca imaginaron que la Unidad de Fiscalización, también determinaría que ellos también gastaron arriba del tope
Compartir
16/07/2017
09:37
-A +A

Tanto el PRI como el PAN, han impugnado los resultados de la elección para gobernador en el Estado de Coahuila, sin embargo cada uno quiere quedarse con el triunfo, más no pretenden la anulación de la elección; sin embargo la Comisión de Fiscalización en votación dividida, 3 a 2, consideró el rebase de los topes de gasto de campaña de ambos partidos, lo que puede originar la anulación de la elección.

Además de la durísima consecuencia, los belicosos candidatos quedarían fuera de la contienda extraordinaria; así se contempla en la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; los partidos debieran ser los castigados en no participar en la elección extraordinaria, sin embargo la sanción es para los candidatos. Lo inaudito, el rebase de los topes de campaña, genera un gasto extraordinario que supera en mucho el rebase; entre ambos partidos hubo un rebase de 11 millones aproximadamente; y en la elección extraordinaria podrán volver a gastar entre ambos partidos, casi 40 millones de pesos dado que el tope es de 19, 242, 478 pesos, con 57 centavos, por partido político que compite ¿Quién los entiende?

Sea lo que sea y como sea, en cualquiera de los supuestos legales que adopte el Conejo General del INE, quien celebró sesión el viernes pasado y declaró un receso, seguramente impugnarán la resolución administrativa, para acudir a la instancia jurisdiccional. No será pues definitivo el acuerdo que emita el Consejo, el cual por cierto tomó decisiones divididas, como la multa al PRI por casi un millón de pesos, por aquello de los monederos rosas.

El Capítulo IV de la Ley, prevé lo relativo a la nulidad de las elecciones federales y locales. El artículo 78 bis, prescribe que las elecciones federales o locales serán nulas por violaciones graves, dolosas y determinantes en los casos previstos en la Base VI del artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Las violaciones deberán acreditarse de manera objetiva y material. Se presumirá que las violaciones son determinantes cuando la diferencia entre la votación obtenida entre el primero y el segundo lugar sea menor al cinco por ciento; como sucedió en la elección de Coahuila; en caso de nulidad de la elección, se convocará a una elección extraordinaria, en la que no podrá participar la persona sancionada.

La misma Constitución determina que la ley establece el sistema de nulidades de las elecciones federales o locales por violaciones graves, dolosas y determinantes en los siguientes casos: a)    Se exceda el gasto de campaña en un cinco por ciento del monto total autorizado. En el caso de la elección, según la Unidad de Fiscalización ambos partidos contenciosos rebasaron el tope de campaña; ambos son responsables. 

No habrá definitividad en lo que se resuelva el INE, el PRI argumenta que ese dinero gastado de más, no se aplicó en la campaña, lo gastaron posteriormente. Este es un criterio de interpretación totalmente diferente al de la Unidad de Fiscalización y no les falta razón a los priístas, de la literalidad de la ley no se puede entender que el dinero aplicado a la jornada electoral, forma parte de la campaña; la misma ley determina  tres etapas del proceso electora; anterior a la elección; la jornada electoral y posterior a la jornada electoral. Así las cosas, ese dinero, según su apreciación, no lo gastaron en campaña. Pero, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ha sentado criterio al considerar que ese gasto debe estimarse como gasto de campaña. Bajo este criterio perderán ambos partidos.

Al PAN, le salió “el tiro por la culata”, impugnaron los resultados por los rebases de los gastos de campaña del PRI, nunca imaginaron que la Unidad de Fiscalización, también determinaría que ellos también gastaron arriba del tope. Guillermo Anaya superó los 5 millones de pesos; en tanto que Miguel Riquelme superó los 6 millones ¿Adoptará una decisión salomónica el Consejo General? Será la autoridad jurisdiccional la que aplique el criterio del rebase del monto fijado como tope de campaña. También podrán ser sancionados con una multa de 800 millones de pesos.

El consejero electoral, Ciro Murayama, propuso que la Unidad de Fiscalización, les aclaren con precisión la esencia del Dictamen y resuelvan el asunto el próximo lunes, dado el receso que decretaron los consejeros. El fondo de la calificación de la elección quedará en manos de la Sala Superior Electoral ¡El resultado definitivo seguirá en suspenso! 

Héctor Parra Rodríguez

Analista Legislativo

          Twitter:[email protected]

Compartir

Comentarios