01 / agosto / 2021 | 06:54 hrs.

¿Por qué ahora?

Alicia Colchado Ariza

Por qué si los expedientes sobre su falta de probidad se cuentan por decenas a lo largo de su liderazgo, ¿por qué ahora? ¿Por qué?, si desde 1981 el reclamo de justicia ante el asesinato del profesor Misael Núñez Acosta, se repitió hasta el cansancio, ¿por qué hasta ahora? ¿Por qué no en el sexenio anterior, por qué no al principio de éste?

Crónica de los hechos:

14 de febrero. La conductora Adela Micha, de Televisa, entrevista a Elba Esther Gordillo, quien señala que está en contra de la reforma educativa y reconoce que no ha tenido comunicación con quien se encuentra actualmente en la Presidencia de la República.

25 de febrero. Enrique Peña Nieto promulga la Reforma educativa, que permitirá la privatización de la educación, en su artículo 5º transitorio, fracción III inciso A, que señala “Las adecuaciones al marco jurídico para: a) Fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas con el objetivo de mejorar su infraestructura, comprar materiales educativos, resolver problemas de operación básicos y propiciar condiciones de participación para que alumnos, maestros y padres de familia, bajo el liderazgo del director, se involucren en la resolución de los retos que cada escuela enfrenta”. Es decir, la sociedad enfrentará los gastos que se generen para la educación, cuando debe ser una obligación del Estado.

27 de febrero. Elba Esther Gordillo Morales fue detenida por representantes de la PGR. Con esta acción, el gobierno aplica mano dura contra de uno de los íconos de la corrupción.

Ese día venía de San Diego, California, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Toluca, Estado de México, en donde transbordaba con destino a Jalisco, para reunirse con líderes magisteriales, en un congreso en el que se discutiría la posible resistencia en contra de la reforma educativa y al que no le fue posible llegar.

¿Por qué ahora? Para nadie es ajeno que las instituciones encargadas de dar certeza al proceso electoral no lo hicieron, no fue suficiente demostrar la compra de votos a través de las tarjetas “monexgate”; se ignoró lo acontecido y se procedió a entregar la máxima magistratura, no a quien tenía derecho a ella por participar en un proceso participativo, equitativo, libre y democrático, sino simplemente a quien la había comprado, aunque no contara con la suficiente aceptación, por lo que Peña Nieto necesitaba un golpe mediático que le diera la fortaleza que no obtuvo en las urnas, es decir ganar por ese medio lo que no ganó legalmente. Requería de una imagen de respeto.

También necesitaba evitar cualquier posibilidad de manifestación en contra de esta reforma, mandando un mensaje de mano dura a toda la sociedad, pero sobre todo a los sectores organizados.

Objetivo principal: centralizar el poder, conseguir el poder absoluto.

Habrá que ver si esa misma medida se aplicará a todos los líderes corruptos de este país; aquellos que para mantenerse indefinidamente en el poder, utilizan cualquier método de represión en sus organizaciones y de corrupción al exterior.

Elba Esther Gordillo se encuentra presa no por corrupta, que si lo es, sino por un ajuste de cuentas entre los que son lo mismo, y para fortalecer una presidencia de por sí débil.

Ahora queda esperar que los maestros respondan, no a la defensa de quien es indefendible, sino tras la posibilidad de una participación democrática y real de su sector en beneficio y defensa de sus derechos laborales y de una educación laica, gratuita y obligatoria para todas y todos en este país.

Comisionada política nacional del Partido del Trabajo en Querétaro

Comentarios