Con gusto les transcribo una columna publicada en medios electrónicos por un servidor en el año 2011, en relación a las cuotas de género y que recientemente se han tomado medidas a favor de ellas, con gran gusto de contar con su capacidad en estos comicios y con la seguridad de que lo que les corresponde es su 50%.

“Hablar de la mujer  en pleno siglo veintiuno, es hablar de años de lucha por que se le reconocieran sus derechos políticos, hagamos un breve viaje por la historia para conocer lo que aconteció con los derechos de la mujer en México.

En el México revolucionario las mujeres jugaron un papel muy importante, fueron el pilar primario para esta lucha, las adelitas tenían funciones de enfermeras, despachadoras de trenes, espías, enlaces, abastecedora de armas, correos, difundían la ideología revolucionaria, también las coronelas, quienes tenían labores de mando,   tuvieron un papel sumamente interesante debido a que verdaderamente tenían muchas funciones, a lo largo de este tiempo hasta el año de 1947, realizaron todo tipo de luchas y propuestas para mejorar su condición de vida, fue hasta ese mismo año que se publica en el diario oficial de la federación,  la reforma al artículo 115 constitucional, donde se le otorga a la mujer la facultad de participar en la vida política de los municipios, todo ello bajo el gobierno de Miguel Alemán, es así como empieza la participación legal por así decirlo de la mujer en la vida política, es hasta 1953 bajo el gobierno de Adolfo Ruiz Cortines cuando se le reconocen a las mujeres sus derechos políticos.

A partir de ahí se han integrado de una manera interesante a la vida política del país, es así como desde mi punto de vista termina la lucha en cuanto a reconocerles sus derechos políticos, y es ahí cuando empieza la lucha de la equidad de género en el México moderno, una lucha constante que han mantenido ya no solo por reconocer y hacer valer sus derechos, si no en obtener mayores espacios para las mujeres en las actividades políticas del país, y como no luchar por el, si nos han demostrado a capa y espada que pueden ejercer puestos políticos de una manera plausible, es importante mencionar que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), nos dice que a nivel nacional  somos, 112 336 538  (ciento doce millones trescientos treinta y seis mil quinientos treinta y ocho) habitantes,  de los cuales  54 855 231 (cincuenta y cuatro millones ochocientos cincuenta y cinco mil doscientos treinta y un) son  hombres y hay 57 481 307 (cincuenta y siete millones cuatrocientos ochenta y un mil trescientos siete) son mujeres; por que mencionar estadísticas oficiales, debido a que si fuera por proporción le correspondería a las mujeres jugar más puestos de representación.

En pleno siglo veintiuno el papel de la mujer en la política, es propositiva , son parte de los movimientos femeninos, líderes de las  comunidades, en el área laboral, en los partidos políticos, en muchos  aspectos políticos y sociales, todo ello fruto de su lucha para lograr  pactos, convenios e instrumentos internacionales que le reconozcan sus derechos;  hoy en el 2011 y ha cincuenta y ocho años de habérsele reconocido sus derechos en México, son ellas quienes siguen en pie por obtener más lugares en los puestos de representación, la lógica nos dicta que debería ser cincuenta por ciento espacios para mujeres y cincuenta por ciento para hombres, veremos qué es lo que pasa en los próximos comicios donde sin duda lucharan y muy merecidamente por espacios para poder representarnos; debido a que  no podemos hablar, en pleno siglo veintiuno de una democracia total, todo ello debido a que no hemos sido equitativos en México con las mujeres.

Hoy por hoy, debemos otorgar nuestro reconocimiento absoluto a las mujeres quienes a lo largo del tiempo, nunca han cesado la lucha diaria por salir adelante. “

Lo que antecede es para su servidor historia, debido a que hoy en día se ha reconocido su participación en un gran avance para la sociedad, y siempre en lo particular he velado en los espacios donde he podido participar porque incluyan de manera activa en la participación política del país, envío mi reconocimiento total a mi abuela Ma. Del Consuelo García Escamilla de Santana quien siempre velo por los derechos de las mujeres y quien fuese la primera diputada federal que tuvo el Estado de Querétaro, así como a la Dra, Blanquita Pérez Buenrostro ex presidenta municipal y diputada local, a quien seguramente esta noticia la hubiera tomado con mucho jubilo a ustedes dos incansables mujeres nuestro reconocimiento y un abrazo hasta el cielo.

¿tú que harás para abonar a la equidad?

Reflexiona y actúa.

Comentarios