Política exterior en casa

Concepción Delgado Parra

En varias ocasiones los críticos del actual gobierno lo acusaron de apatía en el ejercicio de la política exterior. Durante algún tiempo plantearon que la denominada “Cuarta transformación”, carecía de programa en el ámbito internacional y reducía su actuación a los principios tradicionales consagrados en la Constitución. Afirmaban también que la ausencia de conceptos operativos y estrategias concretas se expresaba en el vacío de una política internacional derivada de la premisa del presidente Andrés Manuel López Obrador sintetizada en su frase de campaña: “la mejor política exterior es la interior”.

La VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada el pasado 18 de septiembre, en la que participaron mandatarios de 17 países, 2 vicepresidentes, 12 cancilleres y autoridades del Consejo Europeo y de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), convocada por el gobierno mexicano, desmiente la acusación de sus opositores.

La reunión de jefes de Estado y Gobierno de la CELAC en la capital mexicana tuvo como propósito potenciar la unidad de Latinoamérica y el Caribe para hacer frente al cambio climático, a la crisis financiera y la pandemia. Así como debatir sobre una eventual transformación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo instrumento podría convertirse en el mecanismo principal para la consolidación de las relaciones entre los países de la región y alcanzar el ideal de una integración económica con Estados Unidos y Canadá, en un marco de respeto a las soberanías. O, incluso, proponer la creación de un organismo similar a la Unión Europea (EU) para la región que sustituya a la OEA, una suerte de unión-latinoamericana, según apuntó el presidente de México.

Xi Jinping, presidente de la República Popular China, protagonizó mediante un mensaje virtual el cierre de la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en el que desctacó: “Pese a las vicisitudes internacionales, los vínculos entre China y la región ya han entrado en una nueva era caracterizada por la igualdad, el beneficio mutuo, la innovación, la apertura y el bienestar para los pueblos”.

El actual momento político colocó a México en el centro del escenario regional al retomar una propuesta de unidad dirigida a enfrentar la crisis derivada de la pandemia. El gobierno de López Obrador puso a prueba su capacidad de convocatoria en la reunión de jefes de Estado de la CELAC y los resultados fueron positivos: treinta y un países de América Latina y el Caribe suscribieron 44 acciones encaminadas a lograr la autosuficiencia sanitaria y enfrentar la crisis climática causada por los países más ricos.

Las estrategias para actuar en el ámbito internacional son múltiples y diversas. Ser hospitalario y proponer un plan de acción conjunto que convoque a la integración productiva con dimensión social y de inversión para el bienestar de todos los pueblos de Latinoamérica y el Caribe, bajo el criterio del progreso con justicia, prefigura una de las mejores formas de hacer política exterior en casa. 
Doctorada en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM y Posdoctorada por la Universidad de Yale

Comentarios