Periodismo y jornada electoral

Juan José Arreola

Atrás debe quedar el denominado periodismo madreador, ése que se sustenta en información o investigaciones que tienen como objetivo golpear a políticos

Atrás debe quedar el denominado periodismo madreador, ése que se sustenta en información o investigaciones que tienen como objetivo golpear a políticos, ya sea por encargo del medio o por decisión personal.

El periodismo se debe construir pensando en la ciudadanía y no en los políticos. Su labor se dirige a servir a la comunidad, a orientarla y a ayudarla en su deber cívico de elegir autoridades gubernamentales.

Por eso es que los periodistas Fernando Alonso Ramírez de Manizales, Colombia, y el mexicano Jorge Tirzo, editor de la Revista Mexicana de Comunicación, han coincidido en hacer recomendaciones a los colegas que cubren procesos electorales. He tomado algunas de estas sugerencias; aquí las reproduzco para que, acorde a su conciencia, los periodistas queretanos pueden aplicarlas el próximo domingo, día de votaciones.

1. El periodismo es un servicio público. Hacer de lado el periodismo “militante” o partidista; esta noción deja fuera al ciudadano lector y crea redes de complicidades entre los medios y los políticos. Es mejor hacer una cobertura electoral enfocada en servir al ciudadano. Es a él al que hay que dirigirse. Es por el lector que hay que investigar y cuestionar a los políticos, no por golpear al contrario ni por ganar los favores del candidato puntero.

2. No ayudemos a la violencia verbal. El país está polarizado por las elecciones. Esta polarización también se cuela en el periodismo. La tarea del periodista es evitar ayudar a exacerbar los ánimos. Esto se logra haciendo lo que se necesita en tiempos convulsos: explicar, no cansarse de explicar, verificando las declaraciones para decidir si les da trámite o no. Tenemos que poner las palabras de los políticos en contexto y decir a los ciudadanos las causas que las motivan.

3. Evitar coberturas monofuente y verificar la información. Si el periodismo nunca debe fiarse de una sola fuente, en una elección mucho menos. Por ejemplo, si un periodista recibe información de que se han robado urnas, hay fraude o han alterado la elección, primero debe verificarla, contrastarla y corroborarla. Sería irresponsable publicarla, pues probablemente se estaría cayendo en un juego oculto para perjudicar o beneficiar a algún candidato.

4. Ser críticos con los sondeos y encuestas de salida. El periodista debe ocuparse de explicar a su audiencia en qué consistieron las encuestas, sus metodologías, sus limitaciones. Si hay alguna encuesta que sea de dudosa manufactura, tendría que denunciarse su origen y forma de procesamiento. Habría que tratar cada encuesta como una fuente más: dan información valiosa, pero pueden estar mintiendo.

5. No seguirle el juego a los trolls y bots. Los periodistas deben evitar elaborar notas en las que se cuente que “el candidato fue trending topic por muchas horas” o “usuarios de las redes insultaron al candidato en la red”. Quieren crear alboroto para que un medio haga una nota y así beneficiar o perjudicar a alguien. Lo mismo con la información falsa. Los mercenarios digitales difundirán estas notas para que los medios caigan, los lectores caigan y se genere un caos informativo.

6. Contar la historia de la gente. Las elecciones no son solamente de los candidatos, sino también de los millones de votantes. ¿Qué le piden los votantes a los candidatos? ¿Qué tan factibles son las promesas de campaña? ¿Por qué protesta la gente? ¿Qué dicen en los mítines? ¿Cómo llegan a ellos? ¿Cómo se van? El periodismo debe indagar también en esta información y no relegarla a un segundo plano.

7. Hacer periodismo, no propaganda. El periodismo investiga, contrasta, muestra, informa. La propaganda es una visión parcial, pragmática, persuasiva. El periodismo ayuda al ciudadano a elegir libremente con datos fidedignos. La propaganda puede mentir con tal de beneficiar a un candidato o perjudicar a otro. Un periodista no puede ser propagandista de ningún candidato, ni por descuido ni por decisión propia.

Periodista. @juanjosearreola

Comentarios