Periodismo y diplomacia, profesiones con aporte social

02/08/2020
05:09
-A +A

La designación de la periodista Isabel Arvirde como cónsul del gobierno de México en Estambul (Turquía) causó polémica, comentarios y decenas de críticas, que no solo pusieron en entredicho la trayectoria y la credibilidad de la periodista, sino que incluso han motivado cuestionar y demeritar al periodismo como profesión. Más allá de hablar de méritos o trayectoria de la cónsul, destacaré la importancia que tiene el periodismo como profesión que otorga beneficios a la sociedad.

Mencionaré en qué consiste y a qué se le puede llamar hacer periodismo, sin caer en equívocos, sobre todo en tiempos de polarización, “politiquería” y cuando abundan ejemplos de personas con espacios noticiosos que han desvirtuado o alejado la palabra periodismo en su quehacer.

Periodismo no es sinónimo de protagonismo al preguntar en una rueda o conferencia de prensa, conducir un espacio de noticias o editorializar al extremo.

Hacer periodismo implica saber qué, cómo y en qué momento preguntar, de manera que lo importante sea la pregunta y no quién pregunta; tampoco es pedir o exigir a un funcionario, menos aún descalificar con adjetivos (“grillo”, “incompetente”, “loco”, etcétera) al funcionario o servidor público con el que no simpatizamos.

Periodismo es contextualizar las declaraciones, los hechos, las cifras o los indicadores. Por ejemplo, un periodista no anuncia como noticia el “exceso de mortalidad” en México causado por la pandemia Covid-19 como si fuera el único lugar del mundo donde ocurre, sino que dimensiona el “exceso de mortalidad” en relación a cómo se presenta ese exceso en los demás países donde ha tenido afectaciones la pandemia. Hacer periodismo en época de pandemia implica, al menos, buscar o interesarse en nociones básicas de Epidemiología, para evitar sorprenderse o anunciar como noticia el subrregistro de fallecimientos o la supuesta “inexactitud” u “ocultamiento” en el número de contagios o muertes que anuncia la autoridad sanitaria.

Periodismo también conlleva la búsqueda de precisión y conocimiento de Estadística básica. Es ver “el bosque” y no solo el árbol. Implica la habilidad de manejar tanto números absolutos como indicadores (tasa de letalidad por cada 100 mil o millón de habitantes, casos por millón, tasa de mortalidad por cada 100 mil habitantes, mediana, promedios móviles cada 7 días, tipos de aceleración, entre otros). Periodismo es llamar a las cosas por su nombre o con la palabra adecuada.

En tiempos de una crisis mundial de salud, como la que estamos viviendo, Periodismo es saber que no se puede “controlar” o “domar” una pandemia (algo insólito en la salud pública y las enfermedades que afectan a millones de personas), sino que las decisiones conjuntas pueden ayudar a mitigar, reducir o aminorar los efectos y los daños que provoque la pandemia en una población específica.

Periodismo implica reconocer que existen determinantes sociales en las decisiones de Epidemiología y las afectaciones de una epidemia en una población. Además, saber que no hay una correlación directa entre el número de pruebas y la efectividad o no de hacer frente a la epidemia. Menos si se trata de las pruebas “rápidas”.

Periodismo implica responsabilidad y verificación. No es anunciar la muerte de una persona a causa del virus SARS-Cov2 sin confirmar y verificar varias veces la información antes de publicar “la primicia”. Hacer periodismo implica rectificar y pedir disculpas a las audiencias cuando se ha cometido una equivocación

Hacer periodismo es conocer y saber diferenciar los géneros periodísticos. No implica anunciar como “reportaje” un contenido que ni siquiera consiguió la versión de alguien involucrado (funcionarios públicos), ni especifica fuentes de información en las que se basó para presentar cifras y cálculos catastrales o inmobiliarios.

Comentarios