Pelear hasta el Indulto

Estimados lectores aún con la cruda de San Fermín me dispongo en esta ocasión a escribirles sobre una parte que a todos nos emociona, un momento que es esperado por muchos y con lo cual se dan por bien servidos al asistir a una corrida de toros, al menos a mí siempre que me paro en una plaza siempre estoy esperando ver buen toreo incluso llegar al momento de pedirle a la máxima autoridad que otorgue el INDULTO. 

Y es que como todo en la vida si nos esforzamos, luchamos, peleamos ante la adversidad y sobre todo demostramos nuestra querencia, siempre al final se verá recompensado ya sea siendo felices, obteniendo nuestras satisfacciones y digámoslo así “viviendo como reyes”.

Esto mismo pasa en la fiesta de los toros y voy a comenzar explicándoles un poco acerca del indulto. Un toro de lidia como es la especie nace con la finalidad de llegar a un punto máximo de su vida que es la de estar en un ruedo demostrando su casta y bravura para verse recompensado rindiéndole honores. Defendiendo su sangre.

Desde que el toro salta al ruedo es una serie de expectativas por parte del público, del ganadero, y del torero ya que es una oportunidad para triunfar y colocarse en los cuernos de la luna del toreo, sin embargo todos los toros son diferentes y no me refiero a su pinta sino a su estilo para tomar el capote y la muleta.

Un toro digno del Indulto se tiene que probar desde la manera que se comporta al salir de la puerta de toriles como se desenvuelve en el ruedo, después en el primer tercio como pelea ante el caballo, un toro bueno necesita sostener la reunión en el caballo con fijeza, firmeza y sobre todo mucha fuerza, es entonces donde la suerte de varas toma un sentido escultural pues el picador debe estar también a la altura y no estar picando más de una vez a menos que el torero así lo decida.

Posteriormente en el tercer tercio el toro deberá reunir con una serie de cualidades tales como no mansear es decir que no raspe la arena, no ir hacia atrás delante del torero, el toro deberá ser codicioso e ir en busca de la muleta, imponiendo respeto que por su simple corpulencia créanme lo tiene,   debe ser un toro templado que obedezca y humille es decir que vaya pasando a cada muletazo y baje la cabeza a manera que al pasar sea cómo un avión que va planeando su viaje. El ser codicioso a la muleta no significa que solamente su objetivo sea cornear al torero que va incluido en la adrenalina tanto del burel como del mismo que lleva la faena.

Al final y tras 12 minutos que es lo que dura una lidia común desde que se toma la muleta el público así como el juez son los que determinan si al toro se le debe perdonar la vida, por sus cualidades que demostró al enfrentar la faena. Muchas ocasiones  los toreros prefieren triunfar y tener asegurado las orejas y el rabo a indultar a un toro pero ojo si un torero le perdona la vida a un excelente ejemplar también es sinónimo de triunfo para él.

Una vez que la petición de indulto es mayoritaria y tanto el torero como el juez de plaza acceden se decreta y el toro será regresado a los corrales para después curar las heridas y recuperarse en la ganadería a la cual forma parte.

Ya en la ganadería el animal esta graduado y es un orgullo para su casa ya que los ganaderos esperan que su descendencia sea lo más parecido al indultado, para ello una vida de Rey le espera pues será consentido con el número de vacas que así lo requiera, con la mejor de las comidas, el mejor trato y no es que los demás toros no lo tengan, pero al ser indultado se convertirá en un semental y un orgullo para su ganadería.

En la historia de los 68 la plaza de toros México han sido apenas 27 toros indultados, el primero fue “Muñeco” de Ernesto Cuevas el 15 de abril de 1951 a manos del maestro Luis Procuna, y el más reciente en fue el domingo 23 de diciembre de 2012 el toro llamado “Revolucionario” de Jorge María  a manos de Angelino de Arriaga.

A continuación, la lista completa de los toros indultados en la Plaza México. La lista está acomodada por nombre del toro, procedencia, fecha del indulto y lidiador:1.- “Muñeco” de Ernesto Cuevas, 15 de abril de 1951. Luis Procuna. 2.- “Cantarito” de Valparaíso, 10 de mayo de 1959. Joselito Huerta. 3.- “Comanche” de Santo Domingo, 31 de enero de 1965. Raúl García. 4.- “Guadalupano” de Las Huertas, 19 de marzo de 1967. Raúl García. 5.- “Payaso” de Torrecilla, 27 de febrero de 1972. Curro Rivera. 6.- “Abarrotero” de José Julián Llaguno, 6 de enero de 1974. Mariano Ramos. 7.- “Saltillero” de Campo Alegre, 9 de julio de 1978. Curro Rivera. 8.- “Simpatías” de Reyes Huerta, 5 de febrero de 1979. Cruz Flores. 9.- “Amoroso” de Mimiahuapam, 23 de diciembre de 1979. Manolo Martínez. 10.-“Boca Seca” de Javier Garfias, 17 de febrero de 1980. Marcos Ortega. 11.- “Poco a poco” de San Martín, 25 de enero de 1981. Jorge Gutiérrez. 12.- “Notario” de San Martín, 23 de mayo de 1982. Antonio Lomelín. 13.- “Samurai” de Begoña, 4 de mayo de 1986. El Niño de la Capea. 14.- “Zalamero” de Manolo Martínez, 27 de noviembre de 1994. Manolo Mejía. 15.- “Media Luna” de Fernando de la Mora, 10 de marzo de 1996. Alfredo Ríos “El Conde”. 16.- “Giraldillo” de Manolo Martínez, 17 de marzo de 1996. Jorge Gutiérrez. 17.- “Pavito” de Manolo Martínez, 20 de noviembre de 1997. Antonio Urrutia. 18.- “Altruista” de Xajay, 14 de diciembre de 1997. Leonardo Benítez. 19.- “Romerito” de Los Encinos, 3 de diciembre de 2000. Eulalio López “El Zotoluco”. 20.- “Fenómeno” de Julio Delgado, 16 de diciembre de 2001. Jorge Gutiérrez. 21.- “Vinatero” de De Santiago, 2 de marzo de 2003. Fermín Spínola. 22.-“Trojano” de Montecristo, 5 de febrero de 2005. Julián López “El Juli”. 23.-“Pitito” de Barralva, 27 de enero de 2008. Antonio Bricio. 24.-“Guillo” de Santa María de Xalpa, 19 de octubre. Pepe López. 25.- “Pa’ Enero de Xajay, 7 de diciembre de 2008. Fernando Ochoa. 26.- “Guadalupano” de Teófilo Gómez, 12 de diciembre de 2010. Sebastián Castella. 27.-“Revolucionario” de Jorge María, 23 de diciembre de 2012. Angelino de Arriaga.

Espero sus dudas y comentarios en [email protected] y @olmochato

Comentarios