Pati Ruiz Corzo ganadora del Premio Wangari Maathai 2014

Ángeles Ochoa

“Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra” – Seattle, jefe indio.

     ¿Cómo se encuentran hoy, mis apreciados y distinguidos lectores y seguidores? Sin duda una semana de noticias bamboleantes, virando unas veces hacia el lado positivo y otras tantas hacia el negativo, pero lo que las hace interesantes es el hecho de poder atestiguarlas, es decir, ¡estamos con vida!

     Y en el cuaderno pautado de la música de la vida, hacen gala unas notas musicales que nos endulzan el oído. Me estoy refiriendo metafóricamente a la buena noticia de que hace unos escasos días, una diga mujer queretana, la Sra. Martha Isabel “Pati” Ruiz Corzo, activista ambiental, resultó ganadora del premio Wangari Maathai 2014, que otorga la Asociación de Colaboración en materia de Bosques (ACB) como reconocimiento a su labor pionera a favor de la conservación de los bosques y la reducción de la pobreza rural en su país natal. ¡Bravo! Noticias de esta categoría siempre nos motivan y nos comprometen a ser mejores ciudadanos y habitantes de esta aldea global.

     Cabe comentarles, que el Premio Wangari Maathai, uno de los galardones forestales más prestigiosos, reconoce los esfuerzos extraordinarios de un individuo en favor de la mejora y sostenibilidad de los bosques y de las poblaciones que dependen de ellos para la consecución de sus medios de subsistencia. 
Asimismo, este galardón fue establecido por la ACB para honrar la memoria de la ambientalista keniana Wangari Maathai, una campeona de las cuestiones forestales en todo el mundo y la primera mujer africana en ganar el Premio Nobel de la Paz. 
     Ruiz Corzo es reconocida por los proyectos de conservación  que proporcionan ingresos a las comunidades rurales en la Reserva de la Biosfera de Sierra Gorda, una de las zonas de mayor diversidad ecológica de México y el hogar de especies amenazadas como jaguares y guacamayas verdes, así como de 800 tipos de mariposas. 
     A través de su Grupo Ecológico Sierra Gorda, Ruiz Corzo logró que el gobierno garantizara la creación de la reserva en 1997 e instituyó un programa intensivo de educación para la conservación y la capacitación de las comunidades locales, convirtiendo la reserva en un lugar clave para la gestión público-privada del ecosistema.
 Cientos de familias locales que viven en la reserva se benefician de un programa de “pago por servicios ambientales”, recibiendo una compensación económica para la conservación y replantación de árboles en sus tierras, que a su vez contribuye a conservar las cuencas hidrográficas locales y a reducir la erosión del suelo. 
     La Organización de Ruiz Corzo también trabaja para proteger los bosques mediante la promoción de alternativas a la agricultura de subsistencia, ayudando a las comunidades rurales a lograr los medios de subsistencia mediante pequeñas empresas sostenibles como la apicultura y ecoturismo. 
“El extraordinario compromiso de Martha por la conservación de la biodiversidad de su tierra y por sacar a las comunidades rurales de la pobreza hace de ella una merecida ganadora del Premio Wangari Maathai”, dijo Eduardo Rojas Briales, Subdirector General del Departamento Forestal de la FAO y Presidente de la ACB. 
    “Reconociendo lo que significa pedir a los agricultores de subsistencia que planten árboles en tierras que antes habían utilizado para ganarse la vida, y poner en marcha mecanismos eficaces para compensar esa pérdida de ingresos, Martha y su organización han establecido un modelo sólido que puede ser aplicado en otros lugares.” En palabras de Rojas Briales. 
     Pati Ruiz Corzo recibió el premio de 20 000 dólares estadounidenses en una ceremonia en Salt Lake City durante el XXIV Congreso Mundial de la Unión Internacional de Organizaciones de Investigación Forestal, uno de los miembros de la ACB.
     Muy emotivas resultaron las palabras de la acreedora al Premio, nuera apreciada y respetada amiga Pati: “Creo en el bien común, no sólo para las poblaciones que viven en la Sierra Gorda, sino también para la conservación de la flora y la fauna, con los que compartimos esta biosfera”. 
     “El Premio Wangari Maathai otorga credibilidad a la innovación necesaria para valorar los servicios ambientales y las comunidades, y llama la atención sobre la ola de amor que debemos organizar en favor de la defensa del patrimonio natural del planeta”. 
Mención de honor para el activista camboyano  
    El jurado también otorgó una mención de honor a la memoria del activista ambiental camboyano Chut Wutty por su labor en favor de la detención de la deforestación ilegal en Camboya y de la protección de los derechos de los habitantes autóctonos de los bosques.
      Fundador del Grupo de Protección de Recursos Naturales, Wutty abogó incansablemente en contra de la destrucción de los recursos naturales de Camboya y alentó a las comunidades locales a patrullar los bosques a fin de evitar la explotación forestal ilegal. Fue asesinado en 2012 mientras acompañaba a un grupo de periodistas a visitar una zona sospechosa de actividades ilegales.

     Para concluir, les comparto que este año  se celebra la segunda vez que la ACB presenta el galardón desde su lanzamiento en 2012, cuando el activista nepalés Narayan Kaji Shrestha recibió el primer Premio Wangari Maathai. 
     La ACB está compuesta por 14 organizaciones internacionales que trabajan en conjunto para promover la ordenación, la conservación y el desarrollo sostenible de los bosques. 
Para mayor información sobre la labor de la ACB y el Premio Wangari Maathai, véase www.cpfweb.org/77034/es/ .
 
     ¡Enhorabuena a la presidenta del Grupo Ecológico Sierra Gorda! Que sigan los éxitos emanados de un trabajo profesional, comprometido y muy oportuno para los tiempos que vivimos.

     Me despido con mi acostumbrado hasta siempre, y hago votos porque la semana entrante les regales sonrisas.

Comentarios