¡Para mochos!... “Los Queretanos”

Natividad Sánchez

Pues como dicen aquí en mi pueblo, si quieres llevar la fiesta en paz:  “De política y religión no se habla”, para no terminar en guerra campal. Por ello sólo haré mención de dónde surgió esta denominación de “Mocho” para nosotros, “los queretanos”, comparativas y  datos interesantes para reflexionar y de ahí saque cada quien su respetable opinión.

Como es bien sabido la mayoría de nuestros estados tiene alguna denominación o apodo para sus oriundos y eso es lo bonito, la diversidad de historias o leyendas en que gira cada sobrenombre, porque la verdad es que nunca nos detenemos a investigar por qué a los poblanos se les dice “Pipopes” (que nada tiene que ver con las palabras ofensivas que seguramente ya conocemos), a los pachuqueños “Tuzos”, a los habitantes de Aguascalientes “hidrocálidos” a los de la Ciudad de México “Chilangos” y así sucesivamente, de igual forma si hacemos referencia a otros países, a los estadounidenses “Yankee o Yanki”, a los guatemaltecos “chapines”, salvadoreños “Guanacos”, bolivianos “Bolitas”, brasileños “Brasucas” y los mexicanos que no escapamos de esta larga lista “Aztecas” , cada uno con su fama y explicación, como la leyenda urbana de que los franceses no se bañan y si lo hacen, es con perfume.

No podemos detenernos en cada región porque no habría fin, así que a lo que venimos… a nosotros nos toco ser “Los mochos” y si no nos lo dicen, hacen la típica pregunta: Oye ¿Por qué dicen que los queretanos son mochos? Definitivamente muchas personas usan el termino sin saber cuál es el verdadero significado y quizá algunos lo hacen ofensivo, pero no nos detendremos en ese punto porque la ofensas soólo afectan si las aceptas.

El término “Mocho” surgió durante la caída del Segundo Imperio cuando Maximiliano de Habsburgo fungía como Emperador de México y su primera dama, la Emperatriz Carlota (Por quien el General Liberal Vicente Riva Palacio y además poeta escribe el famoso corrido;  “adiós mamá Carlota”). “Los Mochos” es como popularmente eran conocidos los simpatizantes del partido conservador, “la mayoría de Querétaro”, quienes reacios a las instituciones liberales secundaron los diversos pronunciamientos armados entre 1857 y 1864;  apoyaban el proyecto monárquico y la intervención francesa. Cuenta la historia que en pleno sitio republicano el propio presidente Juárez afirmo que el pueblo de Querétaro no estaba de su lado. No obstante, firme la defensa asumida, el imperio sucumbió y las fuerzas republicanas ocuparon la ciudad. Sin embargo durante ese tiempo, se registró una verdadera amalgama de identidades políticas; “liberales”, “conservadores” y la mezcla entre los dos; “traidores”, en donde se luchaba no tanto por la diversidad de ideas y creencias, sino por el sentimiento e intereses regionalistas de un sector de la élite local que se vio amenazada por la presencia de ajenos en el estado. 

Actualmente “Mocho” es el término despectivo que se utiliza para llamar a personas que son muy devotos de alguna religión, principalmente la católica, quienes la practican con una doble moral y no siguen al pie de la letra lo que les dicta la iglesia que los representa.

Aquí los términos y la historia, definitivamente no podemos generalizar ni clasificar a las personas por el lugar en donde nacieron, mucho menos por el comportamiento de quienes en su momento vivieron una realidad totalmente distinta a la nuestra, en todo caso México es el segundo país con más católicos en América Latina, existimos 108.4 millones de habitantes de los cuales 99.6 millones somos católicos y definitivamente creo que nadie estamos libres de pecado. ¿Tiramos la primera piedra?

Comentarios