Pancho y el Derecho del Trabajo.

Filiberto López Díaz

Llamar Pancho al gobernador electo por Querétaro, no es una falta de respeto; Francisco Domínguez S. se promocionó con este apelativo durante su campaña y si mal no recuerdo, él mismo ha pedido se le llame de esta manera. Sin duda alguna, nuestro próximo gobernador y su equipo, a estas alturas ya tienen una radiografía más o menos completa del estado que guarda la administración estatal actual y es recomendable hayan observado que la Ley respectiva, necesita no “una manita de gato”, sino un “zarpazo de tigre” para adecuarla a la realidad, ampliar las facultades de ciertas secretarías y evitar la duplicidad de funciones en algunos casos.

Paso a mis terrenos: En materia laboral, la secretaría del Trabajo es la institución cúpula en el ramo y junto con ella, la junta local de conciliación y arbitraje con toda su estructura, la inspección del trabajo y la procuraduría de la defensa del trabajo, así como el departamento de conciliadores, son los encargados de cumplir con los objetivos, precisamente del Derecho del Trabajo (Artículo 2° de la Ley Federal del Trabajo). El departamento de conciliadores, como su nombre lo indica, es el encargado de ayudar a sindicatos y patrones a llegar a convenios en el ámbito colectivo, huelgas, paros, revisiones de pactos sociales, tabuladores etc. y su actuación ha sido por demás de importancia vital y extraordinaria para conservar la paz laboral en el estado; sin embargo, dicho departamento no se contempla en la LFT y por ello es menester, nombrar a los conciliadores, como secretarios auxiliares, para enmarcarlos en un verdadero Estado de Derecho. Lo anterior, debemos analizarlo conjuntamente con el hecho de que la junta local de conciliación y arbitraje, nunca ha tenido un reglamento interior para normar la organización y funcionamiento de la misma así como las facultades y obligaciones de sus funcionarios y empleados, de conformidad con lo dispuesto por la Ley Federal del Trabajo, situación que ayudaría bastante a sustentar los alcances, derechos y obligaciones de los servidores públicos de la misma. Uno de los graves problemas en la junta, es la excesiva carga de trabajo; empero con voluntad política y sustento en la LFT se puede fácilmente resolver, ampliando el horario de la autoridad laboral, por ejemplo de las 7:00 a. m. a las 20:00 hrs., creando cinco juntas bis que ocuparían por la tarde las mismas instalaciones que las actuales, aspecto que de inmediato traería dos extraordinarios beneficios: La reducción de la vasta carga de juicios y la posibilidad de abrir espacios a jóvenes estudiantes de Derecho, como funcionarios o para prestar su servicio social.

La creación y establecimiento de una junta de conciliación y arbitraje más cercana territorialmente a la sierra, debe de ser en beneficio de trabajadores y patrones, sin olvidar que de manera general, los representantes de ambos en toda la junta estatal, se les obligaría por imperio de Ley, a estar presentes durante todo el procedimiento laboral, a efecto de cumplir con el principio de inmediatez del Derecho Mexicano del Trabajo. Querétaro se ha desarrollado en un importante polo industrial y merece autoridades laborales, modernas, expeditas y fortalecidas, pues no olvidemos el dicho: “Justicia tardía, no es Justicia” ¿Existe voluntad para lograr lo anterior? Le aseguró que sí.

Desde luego amigo lector, usted tiene una mejor opinión.

Comentarios