Olivia, una luna que ilumina y hace mucho ruido

29/01/2020
09:00
-A +A

Mis queridos lectores, un placer de nueva cuenta poder platicar con ustedes mis experiencias de vida, el día de hoy quiero comentarles algo que dejó de ser un sueño, para ser una de las mejores cosas que me hayan pasado en la vida. Y, vamos, aun recuerdo esa conferencia de prensa en la poderosa FES Acatlán, una casa de estudio más de mi alma mater, la UNAM, estudiaba diseño y tuvimos varias conferencias derivadas a la carrera que cursaba, como lo dije anteriormente, Diseño Gráfico, y sin tanto rollo en una de ellas, sentada entre los exponentes estaba una chica de cabello corto, que al preguntar quién era me respondieron “Olivia Luna”, locutora de Órbita (ya desaparecida), por supuesto que me volví fan de ella, de su inconfundible voz que invitaba a seguir la transmisión que hiciera o aprenderse de memoria cualquier comercial que ella hiciera; supe que ahí aprendió inglés y que ya estaba en grandes ligas, pues roló por los 40 Principales, Reactor, Radio Acir, entre otros más de la misma índole, aunado a dejar su bella voz en infinidad de comerciales y gingles promocionales. 

Y, bueno, se preguntarán ¿por qué hablo de esto? Pues porque, después de mucho tiempo, tengo la oportunidad de ser uno más de sus lunáticos en la poderosa estación de FM, Ruido Blanco, la cual ha roto con esquemas y está conformada por un gran equipo de profesionales de la locución y grandes artistas en lo que se desempeñan. 

Un recuerdo que tengo presente fue en la Carpa Astros, en donde se hacía un festival, y ella estaba ahí haciendo transmisión, de pronto me atravesé y la saludé,  no tenía idea quién era yo, obvio me presenté  y le dije “Hola soy el Pollo Rock”, a pesar de guardar una apariencia de seguridad, sentí mis rodillas titubear cual bambi recién nacido, me saludó e intercambiamos las clásicas sonrisas de compañeros laborales; le dije dame trabajo  y me contestó que no lo necesitaba, que ya era alguien y créanlo que me llenó de orgullo que lo dijera alguien de su calibre y me sentí  como un pavo real, de esos de plumas quetzaleras.

De ahí seguí mi camino y el trabajo nos reunió en varias ocasiones más, una de ellas en Costa Rica, donde cubrimos un festival; de la misma manera siempre me ha saludado con mucho gusto y yo siempre le he dicho algo que me hace del corazón: “Olivia soy tu fan”.

Ahora, con el paso del tiempo, formo parte de su team y tengo la oportunidad de estar cerca de ella y su gran equipo, me toca hacer mucho Ruido iluminado por una gran Luna. Soy el Pollo Rock y nos leeremos  la próxima.

 

@pollorockmusica

Comentarios