05 / agosto / 2021 | 06:47 hrs.

Cada alcalde decide cómo quiere ser recordado, por su eficiencia o la falta de ella, así como los resultados que entregarán a la ciudadanía que confió en ellos, el reto de una administración, es realizar más y mejores acciones en beneficio de la sociedad cultivando el Bien Común.

Hagamos un recuento de los gobiernos de nuestra capital -en los últimos 17 años-, recordamos que Francisco Garrido Patrón decidió trascender con el ordenamiento de la ciudad, combatiendo al comercio informal en las calles; Rolando García Ortiz con el ordenamiento del proceso administrativo del gobierno municipal, construyendo el Centro Cívico; Armando Rivera Castillejos por la realización de infraestructura hidráulica, ejecutando obras para minimizar uno de los mayores problemas que ocasionaban las lluvias en Querétaro; Manuel González Valle promovió la inversión extranjera; Francisco Domínguez Servién impulsó la eficiencia financiera en la administración municipal; y por último Roberto Loyola quien quiere ser recordado como el hombre de las “1000 obras”, sin decir cuáles son y en qué consisten.

La administración actual se ha caracterizado por no tener, ni pies, ni cabeza, es un gobierno sin rumbo y sin dirección.

Su programa “1000 obras” para una ciudad con futuro, hasta el momento es una leyenda, ya que a pesar de toda una campaña publicitaria, no está muy claro en qué consisten específicamente estas obras, y un portal de internet con datos generales y ambiguos no es enaltecer la transparencia que tanto pregonan.

Las autoridades deben de entender que la sociedad de hoy es pensante, discierne, analiza y decide, no se le puede engañar, por lo que deben de aceptar que su principal programa no ha cubierto las necesidades de los queretanos, quienes ya han alzado la voz.

Habitantes del Centro Histórico han realizado diferentes protestas por las afectaciones y desconocimiento de las obras que se ejecutan en el primer cuadro de la ciudad, lo que pone en duda la Certificación que se obtuvo por el Sistema de Evaluación Ciudadana de la Ejecución de “1000 obras”, certificación anunciada en días pasados por el alcalde, en donde dijo que “es una oportunidad para aprender y para ver qué se puede hacer mejor en el futuro”.

Decía Carlos Castillo Peraza: “No es tiempo de inventar futuros con el pretexto de que inventar futuros salva el presente, sino es tiempo de preservar el futuro por la acción responsable en el presente”.

*Presidente del Comité Ejecutivo del Partido Acción Nacional (PAN) en Querétaro.

Comentarios