Obligaciones fiscales de donatarias obligatorias

Ángeles Ochoa

Dejemos de pensar que ser líder de una organización de la sociedad civil consiste en posar para la foto, alzarse el cuello ante la sociedad, brindar “dádivas” a quienes de ayudan, etc.

Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad”. Séneca (2 A.C.-65). Filósofo latino. 

Con un  cálido y generoso gesto de agradecimiento por su constante preferencia, los saludo hoy día y hago votos porque todo lo que emprendan les resulte favorable.

El tema que hoy me ocupa, es poder dejar muy en claro gracias a este fidedigno medio de comunicación que me brinda la hermosa oportunidad de generar conciencia y multiplicar la veracidad de los hechos, un tema crucial, demostrable, que es cómo la operatividad de una organización donataria autorizada coadyuva al logro de una agenda social sustentable.

Es por ello, que es casi imperativo que todos los ciudadanos de cualquier estrato social, profesión, etc., se involucre en este mundo del altruismo formal, como lo que tenido bien a nombrar. Ya que para hacer el bien, no basta tan sólo con las nobles intenciones, sino que hay que formalizarlas, sabiendo que como expresó Séneca, la honestidad siempre será nuestra brújula. No obstante, debemos de cumplir con la autoridad para el logro del objeto social de una organización de la sociedad civil.

Dejemos de pensar que ser líder de una organización de la sociedad civil consiste en posar para la foto, alzarse el cuello ante la sociedad, brindar “dádivas” a quienes de ayudan, etc. Esos simples mitos que no aportan en nada a este mundo tan rico y noble. Me atrevería también a decir que si usted constata esos comportamientos de alguien que lidera o colabora con una asociación altruista, por favor, haga saber su descontento y sea un alto para que tan noble labor no se vea demeritada y manchada por falsos profetas.

Derivado de ello, en mi objetivo contundente de generar conciencia, le compartiré que una asociación altruista, independientemente de su solvencia moral o sentido de la honestidad, al cumplir con la autoridad fiscal, deberá presentar varios informes, los cuales a continuación listo:

-Declaración anual: la cual deberá presentarse entre el 1 de enero y el 15 de febrero de cada año. En la declaración se informa de los ingresos y gastos que tuvo la institución así como si existe remanente distribuible. 

-Informe de transparencia: del 1 de agosto al 30 de septiembre de cada año. La finalidad es hacer pública la información del uso y destino de los donativos recibidos durante el ejercicio fiscal. Esta información se hace pública en el portal del SAT, lo que le garantiza a los donadores certeza del uso y destino que se les da a los donativos. Este reporte se presenta dentro de “Mi Portal” en la página del SAT en el link con la contraseña:  https://www.siat.sat.gob.mx/PTSC/

-Declaración Informativa Múltiple: del 1 al 15 de febrero de cada año. Esta declaración se presenta por anexos, y cada uno atiende a cierta información en específico, no todos los anexos pueden aplicar a una institución.

Anexo 1. Sueldos y Salarios.

Anexo 2. Pagos y Retenciones de ISR, IVA e IEPS.

Anexo 3. Contribuyentes que otorguen donativos.

Anexo 4. Información sobre Residentes en el extranjero.

Anexo 5. De los regímenes fiscales preferentes.

Anexo 9. Operaciones con partes relacionadas en el extranjero.

Anexo 10. Operaciones con Fideicomisos. Se recomienda acudir con el contador público para que le explique más a detalle cómo se presenta esta declaración.

-Otras Declaraciones que aplican a las donatarias autorizadas:

Aviso de Recepción de Donativos (Prevención de lavado de dinero):  el 1 al 17 día de cada mes posterior a aquel en la que se recibió el donativo. Aunque no es una obligación de recaudación fiscal, sí es una de las obligaciones importantes que las donatarias autorizadas tenemos que cumplir. Se presenta cuando se recibe un donativo que supere los $234,458.40, ya sea en un solo donativo; o bien, que en un lapso de seis meses un mismo donante hiciera varios donativos que su suma supere dicha cantidad; o bien, si la institución no recibió donativos por la cantidad antes mencionada, deberá de presentar un aviso en ceros.

Después de esta información, sería muy gentil que nos quede muy claro a todos que una organización benéfica, altruista, filantrópica o similar, es una entidad con personalidad jurídica y que al profesionalizarse cumple con todos estos requisitos. Motivo por el cual, sigamos apoyando a las asociaciones cuya causa es favorable y los invito a todos a dejar de ser parásitos censuradores, lo cual no aporta nada. Es mucho mejor involucrarse y participar a sólo opinar sin fundamentos... He dicho. 

Con esta amable exhortación que les hago hoy, me despido con mi acostumbrada frase: “¡Hasta siempre, me voy a ser feliz, haga usted lo propio”!

Los espero el próximo sábado, gente linda de Querétaro, de México y el mundo.
*Mtra. en Admon., periodista y Presidenta de Fundación Arca, A.C.
[email protected]
Twitter:@ochoa_a

Comentarios