Nutriólogos

¿Habría tantos niños obesos si desde antes de nacer sus madres recibieran la información adecuada sobre la alimentación del niño en sus primeros 15 años de vida?, ¿tendríamos tantos adultos con diabetes si desde la secundaria se les educara en el cuidado de su salud y su alimentación?
16/05/2019
07:59
-A +A

El domingo pasado hubo marchas de nutriólogos en varios estados, expresando la necesidad del gremio de la nutrición por un reconocimiento de su función en la salud de la población. Algo paradójico, mientras el 71.3% de la población padece sobrepeso u obesidad y el 12.5% padece desnutrición (1) existen apenas 2.4 nutriólogos por cada mil habitantes (2).

¿Estamos fracasando los nutriólogos en nuestro servicio a la población? Desde mi perspectiva puedo decirles que no es así, lo que no está funcionando es la percepción de la población sobre la influencia que tiene su alimentación en su estado de salud.  Sobrepeso, obesidad, desnutrición, diabetes, hipertensión son sólo unos cuantos padecimientos de los muchos que pueden prevenirse o controlarse con una adecuada alimentación.

En mi consulta yo sé que no llegarán casos de personas sanas buscando tener buenos hábitos de alimentación; sé que, por el contrario, llegarán a la consulta porque su padecimiento ya está “instalado” en su cuerpo y uno de los tratamientos será manejado por el nutriólogo; aunque quizá el 87% de estos pacientes cumpla con la triste estadística de abandono de la dieta en la primera cuarta parte de su tratamiento (3).

Y es que muchas veces se acude al nutriólogo (como sucede con muchos otros profesionales de la salud, como es el caso del psicólogo), cuando ya es “tarde”. 

¿Habría tantos niños obesos si desde antes de nacer sus madres recibieran la información adecuada sobre la alimentación del niño en sus primeros 15 años de vida?, ¿tendríamos tantos adultos con diabetes si desde la secundaria se les educara en el cuidado de su salud y su alimentación?

Acudir al nutriólogo a veces tiene tintes de discriminación, si no díganme ¿cuántos no han dicho “¿yo al nutriólogo? ¡Pero si no estoy gordo para tener que ir!”.  Así es, siendo una profesión en la que se nos inculca la cultura de la prevención, nos dedicamos a atender enfermedades y tratar de colaborar con otras profesiones en el manejo adecuado de tantos pacientes que desconocen las mínimas indicaciones de una buena alimentación.

¿Qué hacer? Lo ideal sería recibir orientación por parte de un nutriólogo titulado, ya sea en una consulta individual o en una plática.  Si por el momento no te es posible asistir, mientras (MIENTRAS) sigue estos consejos:

—Toma agua, un vaso cada dos horas por lo menos.
—Come frutas y verduras (aunque suene a frase de comercial).
—Evita los alimentos procesados, enlatados, fritos, capeados o con azúcar.
—Realiza 15 minutos de ejercicio cada cuatro horas, sí, es mejor que dos horas de corrido.
—¡Realízate un chequeo médico completo! No esperes a sentirte mal, muchos padecimientos no muestran síntomas hasta que ya es tarde.

(1) Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012.
(2) Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en el segundo trimestre de 2012.
(3) Sámano Orozco, Luis Fernando, Abandono del Tratamiento Dietético en Pacientes Diagnosticados con Obesidad en un Consultorio Privado de Nutrición, Nutr. clín. diet. hosp. 2011; 31(1):15-19.

 

*Nutrióloga clínica, Educadora en Diabetes. 
Presidente del Colegio de Nutriología de México.
Clínica Torre Roja San Juan del Río, Qro.
(427) 101.85.50 ext. 2.   
[email protected]

*Nutrióloga clínica, vocal nacional de Nutrición en Asociación Mexicana para la Prevención de la Aterosclerosis (AMPAC)
e-mail: [email protected]

Comentarios