Nuevos propósitos

Ana Patricia Fernández

Con el inicio de un nuevo año, la gran mayoria acostumbramos a planear nuestro posible futuro y la manera en que queremos desarrollarnos a lo largo del mismo, y el aspecto futbolístico no es la exepción. Cada jugador, equipo o directiva tienen sueños y aspiraciones para nuevo comienzo, esperanzados en que las cosas resulten mejores que el torneo anterior.

En el caso de los Gallos Blancos, supongo -y digo supongo, pues al ser practicamente una sombra del equipo puedes inferir y sentir varias situaciones- que el más grande anhelo es, en primer lugar, que Ronaldinho regrese y lo haga con ganas de ser mejor que el Apertura 
2014, donde con muchas carencias intentó desplegar algunos destrellos del futbol que, en sus mejores épocas, regaló a los aficionados del Barcelona y del futbol mundial.

Lo cierto es que por más optimistas que seamos, del gran astro brasileño ya no queda ni la mitad, pues después de haberlo ganado todo, el gusto y la motivación por el balompié se ha ido difuminando con el transcurrir del tiempo. Con decirles que ni la pretemporada del equipo fue digna de su presencia y, por más que argumente tener problemas personales, es una falta de respeto para la institución, pero, sobre cualquier otra cosa, para sus compañeros.

Bien nos decia Mario Osuna en una pequeña entrevista hace un par de días que a estrellas de ese calibre en muchas ocasiones se les permite hacer cosas que a otros no. En lo personal; difiero.

El tener un gran talento y ser una estrella, como lo llama el jugador emplumado, conlleva una gran responsabilidad, por lo que Ronaldinho significa un enorme ejemplo para miles de niños que sueñan con ser idolos del futbol, además de ser el idolo de más de un jugador de Gallos.

¿Qué ejemplo podrá dar teniendo las actitudes que tiene?

NADA NUEVO

Tocando otro punto, quizá más positivo, los que vivimos de cerca el balompié, sabemos que para los extranjeros el margen de tiempo para reporgar es mucho más amplio y sobre ellos recae la responsabilidad de ponerse a punto y emparejarse al resto de sus compañeros para dar el ciento porciento de sí en el semestre.

Un ejemplo es Dorlan Pabon, quien hace apenas unos días llegó al campamenro regio y empezará, a unos días de que comience la liga, a 'quemar' el pavo y los romeritos navideños y ponerse en forma para el certamen.

Volviendo al tema Ronaldinho, se le podría perdonar su ausencia únicamente si con su regreso trajera una liguilla para los plumíferos y, si no es mucho pedir, un lugar bastante respetable al finalizar la misma...unas semifinales, por ejemplo. Eso en el primer lugar de la lista a los reyes magos no caería nada mal.

Ya para finalizar, tocando temas de otros equipos, en la lista a los reyes tendrían que ir cosas un poco más profundas.

En el caso de Chivas, de pedir algo, sería un verdadero milagro, pues el descenso los persigue y parece estarse acercando demasiado rápido.
Por el momento lo que desean es que el haberle apostado al regreso de Marco Fabián y Erick 'Cubo' Torres, además de la milenaria contratación de Isaac Bruzuela funcione mejor de lo esperado.

Por ende, si de milagros se trata, Cruz Azul debío dedicar unas cuantas uvas el pasado miércoles a pedir por un campeonato...que nada mal les caería.

Esperemos que los deseos de cada club y de cada uno de ustedes, apreciables lectores, se cumpla.

De todo corazón, mis mejores deseos y que el más grande los bendiga siempre.

Comentarios