Nueva Ministra

No es una cuestión de capacidad, es un asunto de que las propongan. La ministra Luna ha impulsado la propuesta de juzgar con perspectiva de género
01/02/2019
06:12
-A +A

El periodo de Margarita Beatriz Luna Ramos como ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación está por concluir, por lo que el Presidente deberá presentar una terna de personas a fin de que el Senado elija a quien ocupe ese puesto. No el lugar de la ministra Luna, es imposible ocupar el lugar de alguien en términos de la labor desempeñada ya que cada quien damos nuestro particular sello al ejercicio del cargo, se tratará de una nueva persona que lo desempeñará de forma distinta, acorde con sus ideas y experiencia.

Espero que la designada sea mujer. No sólo porque quien deja el espacio lo es, sino por el evidente desequilibrio de género en la Corte, con dos mujeres en un cuerpo de once integrantes; este déficit no es culpa de la Corte, sino producto de las propuestas hechas por los presidentes, así como de las aprobaciones realizadas por diversas legislaturas en el Senado.

Hay juristas estupendas, lo mismo en la academia que en el poder judicial. Mujeres que cuentan con la formación y la experiencia tanto vital como profesional necesaria para desempeñar el papel de juezas constitucionales; en la Ciudad de México así como en los estados tenemos juristas que conocen a profundidad la teoría constitucional, los derechos humanos, la jurisprudencia nacional e internacional.

No es una cuestión de capacidad, es un asunto de que las propongan. La ministra Luna ha impulsado la propuesta de juzgar con perspectiva de género. Ahora toca proponer una terna con perspectiva de género.

Aumentar el número de mujeres en la Corte implicaría varios mensajes, por ejemplo, reconocer que hay juristas destacadas, también el asumir la necesidad de un mayor número de mujeres en puestos de decisión, aceptar la necesidad de ampliar la cantidad de juzgados y magistraturas a cargo de funcionarias, reduciendo la brecha de género.

Más mujeres juzgado implica llevar su experiencia a la labor de interpretar el derecho para aplicarlo a casos concretos, esa experiencia que es necesariamente distinta de la que tenemos los hombres y por tanto se requiere para poder entender el fenómeno de la humanidad en toda su extensión. Diría que es una exigencia de la Justicia (con mayúsculas) el que no quede encomendada a un solo género.

Espero que la terna que se proponga esté integrada sólo por mujeres juristas. Las hay, con toda la garantía de hacer un estupendo papel como juezas constitucionales.

 

Doctor en Derecho, profesor universitario y autor de diversos libros en materia jurídica. Consejero Electoral del IEEQ. @lovadograjales

 

 

 

 

 

Doctor en Derecho, profesor universitario y autor de diversos libros en materia jurídica. Consejero Electoral del IEEQ. Twitter @lovadograjales

Comentarios