Nueva delegada del CEN del PRI, nuevas lecturas

César Lachira Sáenz

Vaya son tiempos de ir adelantando la carta a Santa Claus para ver si toca ser parte de los afortunados que mantendrán el “hueso” en los cargos de elección popular. La solicitud de permiso para dejar los puestos públicos va estar a la orden del día. Otros se resignarán a mantenerse a sabiendas que el triunfo del candidato a gobernador o presidente municipal les asegura seguir en el presupuesto.

Haciendo lecturas políticas, la designación de Alejandra del Moral Vela como delegada del CEN del PRI en el estado significa que el presidente Enrique Peña Nieto quiere tener un control directo en el proceso de selección de candidatos, lo que le resta “poder” al “grupo de los siete” que se encargarían de hacer la selección.

Por sus antecedentes políticos la actual delegada, diputada federal mexiquense y  ex presidenta municipal de Cuatitlán Izcalli es cercana su amistad con Enrique González González, puesto que éste último como delegado del CEN en el Estado de México, en la región norponiente, siendo Peña Nieto gobernador del estado, compartió con la entonces directora de Relaciones Internacionales del Estado de México.

LO QUE SE VIENE

Vaya que en el PRI, ciertos movimientos no se ajustan a una lógica lineal. Inicialmente se comentaba de la llegada de Mauricio Ortiz a la presidencia del PRI, claro como gente cercana a Roberto Loyola, constituía un aviso anunciado de quien era el elegido, sin embargo la posible llegada de Erik Osornio nos deja en ascuas, puesto que si tomamos en cuenta los antecedentes militantes del encargado de la política social del municipio nos lleva a otra dirección, toda vez que es uno de los hijos políticos de Jesús Rodríguez Hernández. Vaya que en una nos dan la sorpresa.

La designación de Ernesto Luque, a la Fundación Colosio, suena más a  un premio de consolación anunciado antes que un apoyo a su carrera para llegar a ser candidato del PRI a la presidencia municipal. Las malas lenguas dizque fue una imposición desde México, claro, de Emilio Gamboa Patrón para ayudar al familiar político.

MUCHOS QUIEREN, POCOS SERÁN LOS LLAMADOS

En lo que concierne a diputaciones locales y federales el asunto resulta más complicado para los partidos políticos, no sólo por las cuotas de género, sino porque es difícil darle a cada quien lo que dice “corresponderle”. En el PRI, siendo partido en el poder es más complicado, puesto que muchas mujeres han estado en la escena de la burocracia política y se les ha impedido hacer público sus deseos de tal o cual posición.

Para las diputaciones federales, hay priistas que han externado sus deseos, es el caso de Tania Ruíz, a quien inicialmente la ubicaban como candidata a presidencia municipal de San Juan del Río, sin embargo ahora la ven, por cuota de género, como aspirante a II distrito electoral. Claro, hay que sumar a Eunice Arias Arias, y a la propia Sandra Albarrán, esposa del actual gobernador.

De acuerdo a Ricardo Anaya, las mujeres que propondrá el PAN irán a distritos ganadores, una de ellas serían Beatriz Marmolejo, actual diputada local y  María García Pérez, presidenta municipal de Huimilpan. Por ahora pareciera que son las indicadas.

 LOS PENDIENTES GUBERNAMENTALES

Vaya, como dice la canción, “el tiempo pasa y no te puedo olvidar”, ¿será ésta la que le apliquen al PRI? La actual administración se entrampó en el asunto de los defraudados de la Caja 30 de Agosto de Santa Rosa Jáuregui, que aún no ha podido concretar lo ofrecido, en parte por el procedimiento que se tiene que realizar, respecto a las auditorias y la disposición del dinero para devolver el porcentaje ofrecido.

Por otro lado tenemos el problema de la inseguridad que ya no se puede ocultar, especialmente en la zona de Santa Rosa Jáuregui, que se ha convertido en un foco rojo por la presencia de células del crimen organizado. Las estrategias de seguridad, tanto estatal como municipal han fracasado.

Asimismo, aunque no se quiera ver de esta manera, lo es la ubicación de la terminal del tren ligero que uniría el Distrito Federal con Querétaro. El conflicto no se ha resuelto y se va a tener que imponer al margen de la oposición de los vecinos que sienten que se verán afectados por las obras.

Vaya a finales de sexenio se recogerán los frutos sembrados en la presente administración y se verán reflejados en el cómputo final del proceso electoral 2015.

 

 

 

 

Comentarios