Nuestra vocación democrática

Carlos Lázaro Sánchez

Las democracias modernas requieren de reglas y procedimientos claros para brindar certezas en los procesos electorales y políticos de toda sociedad. En el México moderno tenemos una fuerte tradición de luchas y movimientos sociales que han logrado avances importantes para democratizar al país. El Partido de la Revolución Democrática (PRD) desde sus orígenes ha contribuido de diferentes maneras en la construcción de una ruta democrática para garantizar estabilidad social e instituciones sólidas para el país.

Hablar de un proceso de democratización implica emprender acciones que brinden más poder al ciudadano; es decir, ciudadanizar la política y sus instituciones. En el PRD hemos procurado contribuir con este principio y con base en ello hemos forjado acciones como las que dieron pie a la consolidación y posterior ciudadanización de lo que en su momento fue el Instituto Federal Electoral (IFE). Así mismo desde el PRD hemos contribuido en el desarrollo de los órganos electorales estatales, como en el caso de Querétaro, que en 1996 creó su órgano electoral local conformado por consejeros y funcionarios emanados de la ciudadanía.

Por otro lado, los países democráticos requieren de manera imprescindible la renovación constante de sus reglas e instituciones electorales; esto con el objetivo de ajustarse a las nuevas condiciones y exigencias de la sociedad. Desde esta perspectiva y derivado de la elección presidencial del año 2012, el PRD comenzó a promover una reforma político electoral con el objetivo de garantizar elecciones más transparentes, equitativas e imparciales. Derivado de esta iniciativa y después de una larga discusión en el Congreso de la Unión, se aprobó la reforma constitucional que tuvo en sus efectos principales la disolución del IFE y la fundación del nuevo órgano electoral que se conoce ahora como el Instituto Nacional Electoral (INE).

Una de las razones principales que inspiraron y motivaron esta reforma, fue la demanda de procurar elecciones imparciales, sobre todo ante la evidente intromisión de los gobernadores de algunos estados en los procesos electorales. La intromisión llegaba al grado que muchas de las autoridades electorales en los estados actuaban sin autonomía y en referencia directa a los intereses del partido gobernante. Fue por ello que la reforma determinó la centralización de procesos como la elección de los consejeros y funcionarios electorales para cada estado.

De esta manera es como hoy en día el Instituto Electoral del Estado de Querétaro (IEEQ) está transitando hacía el reconocimiento de esta nueva normatividad. Precisamente el día martes cerró la convocatoria para los aspirantes interesados en ser consejeros electorales en la localidad y con ello se abre el proceso de selección del cual deberán resultar siete consejeros electos. La particularidad para este proceso recae en que ahora no será la legislatura local, ni los acuerdos entre las principales fuerzas políticas los que determinen quienes serán las autoridades electorales, sino que ahora será el mismo Consejo General del INE, quienes a través de diferentes evaluaciones definirán a los próximos consejeros del IEEQ.

Con estos ajustes derivados de la reforma se procura fortalecer el espíritu ciudadano de los órganos electorales. En este contexto el PRD se mantendrá pendiente de la manera en que se desenvuelve el proceso de elección de los consejeros del nuevo IEEQ, vigilando que se respete el espíritu de la reforma para que aquellos que sean electos lleven por el conducto de la claridad, la imparcialidad y la certeza el próximo proceso electoral del 2015.

Porque en el PRD seguiremos reivindicando nuestra vocación democratizadora con ánimo de seguir contribuyendo en las acciones que promuevan la participación y el empoderamiento ciudadano.

 

Presidente del Comité Directivo Estatal del PRD

Comentarios