Nuestra casa

Ahí vivimos muchos

y la pasamos bien.

Salimos rete duchos

y brochas pero al cien.

En esa casa amada

que fuimos a estudiar,

fue larga la jornada

de vida a preparar.

Ahora que la vemos

la recordamos bien,

pues mucho le debemos

y agradecer también.

Así mi amada escuela

precisa del billete.

Es mucha la secuela

de andar en este brete.

Por eso la apoyamos

en su enjundioso andar.

A nuestra UAQ amamos

no vamos a flaquear.

 

 

Periodista

Comentarios