No sólo son los presidenciales

Nelson Vargas

¿Sabe usted qué puestos serán renovados y quiénes aspiran a ocuparlos?

Me parece correcto que los mexicanos seamos cada vez más críticos y agudos en el análisis de los candidatos a la Presidencia de la República y sus propuestas. Sin embargo, en las próximas elecciones se votará por más de 3 mil cargos públicos, y es ahí en donde tenemos que poner especial atención, saber quiénes y qué ofrecen aquellos que buscan un lugar entre senadores, diputados federales y autoridades locales.

¿Sabe usted qué puestos serán renovados y quiénes aspiran a ocuparlos? Todos tenemos que hacernos esta pregunta y no solamente dejarnos ir con las grandes campañas de los presidenciales, que si bien tienen una importancia vital para el futuro del país, no son los únicos de los que debemos recavar información y estar al pendiente de lo que nos corresponda.

Además del Presidente de la República, se votará, en las elecciones federales, por 128 senadurías y 500 diputaciones. Todos estos lugares son igual de fundamentales para que este país camine como debe ser y elegir de buena manera es responsabilidad de todos nosotros.

Pero ahí no termina la cosa, también habrá elecciones locales en 30 estados, con la elección, en primera instancia, del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, además de ocho gubernaturas, más de 900 diputaciones locales, más de mil 500 ayuntamientos y casi 200 juntas municipales.

No podemos olvidar que también se votará, en la Ciudad de México, por los alcaldes para 16 de las demarcaciones, antes conocidas como delegaciones.

Así que, por supuesto que es importante que estemos al pendiente de las propuestas y las campañas de aquellos aspirantes a la presidencia, pero igual de importante será estar al pendiente de todos esos personajes que buscan un cargo en todas esas otras posiciones.

Debemos estar atentos a sus propuestas, a sus antecedentes, a todo lo que puede darnos un panorama de cómo podrían trabajar, para que después no estemos, el día de la elección, con un desconocimiento ya dentro de la casilla y con la boleta enfrente, y terminemos votando por sin un real conocimiento de las personas.

Si hacemos eso, si no nos involucramos realmente en todo lo que habrá el próximo 1 de julio, después no tendremos el derecho moral de quejarnos ante los malos manejos y la pobre labor de quienes ganaron las votaciones. Esa es nuestra labor y nuestra responsabilidad, y afortunadamente hoy en día existen los medios para obtener información de todas y de todos, quien no lo haga, no será por falta de herramientas, sino por falta de interés, lo que es lo peor que podemos hacer.

Profeso

Comentarios