No los entiendo pero los respeto.

A casi una semana del milagro sigo sin entender la reacción de muchas personas, digo entiendo que sean anti-taurinos, entiendo que no les guste o no le encuentren el arte; entiendo -vaya- hasta que se manifiesten a favor de los animales, pero lo que no logro entender es como son tan viles para burlarse para jugar, para alegrarse con la tragedia humana.

Hace exactamente una semana en Las Ventas de Madrid el cartel era una incógnita ya que se presentaba Saúl Jiménez Fortes, José Ignacio Uceda Leal y el mexicano Diego Silveti que dicho sea de paso hizo todo lo posible para recuperarse de una cornada que le propicio un toro en Aguascalientes y gracias a su carácter de buen torero partió plaza en Madrid.

El joven diestro cortó una oreja de su primer toro,  tras una faena de valor seco, firme, ante un toro muy complicado, siempre arriesgando.

Cuanto toreaba con la muleta a su segundo enemigo, al intentar una serie al natural, fue volteado y derribado. En el piso, recibió un derrote seco, impresionante, y el pitón del toro, de 640 kilos y procedente de la ganadería de Salvador Domecq, le penetró el cuello, en unas imágenes impresionantes que hicieron recordar cornadas como la de Julio Aparicio, en el mismo ruedo, y Juan José Padilla, al que un toro le arrancó un ojo en Zaragoza.

Lo que parecía una tarde de Puerta Grande quedó reducido a una corrida de silencio sepulcral increíble en Las Ventas y todo el mundo taurino.

El parte médico firmado por el doctor García Padrós indica la extrema gravedad de Jiménez Fortes, a quien operaron en la enfermería de la plaza, antes de trasladarlo a la Clínica San Francisco de Asís, donde también fue operado hasta altas horas de la noche.

Y ahí se vino todo. La familia taurina como siempre no tardó nada en mandar bendiciones y haciendo un hashtag #FuerzaJiménezFortes, los llamados de todo el mundo no se hicieron esperar deseando la pronta recuperación en una situación muy grave; la cornada como tal era espeluznante, de las peores que le pueden pasar a un torero.

La imagen de la cornada corrió como polvorín ya las principales portadas de los medios digitales la tenían y entonces salieron ellos, los que se alegran de la desgracia ajena, los que dicen saber, los que dicen irle al toro como si fuera fútbol o algún otro deporte, lo que escriben y hablan solo porque Dios les dio boca.

Frases como: No pasa nada, es arte... Oreja para el toro, Pobres toros pero en fin, Rabo para el toro..., No le duele... ES ARTE!, Tenemos que llegar a este tipo de comentarios ya que gracias a personas con la mente podrida que creen que acribillar y matar a un ser vivo es arte, ya que si nos defendemos con otro tipo de comentario los que piensan así nos dicen lo mismo "es que es arte" es un juego de nunca acabar pero si para las demás personas es arte matar a un ser vivo, para  para nosotros también debe ser arte ver como una cornada entra y sale por la mandíbula de un "torero". #Putoasco #MuerteaSaulJimenezparaseralguienconmásvalor. #Repudiocontraestetipodeconductas. Le dio una estocada perfecta se merecía la vuelta al ruedo el toro orejas y rabo un crack ese torito cornadas locas lo felicito. Una de cal por mil de arena (sic).

Toda esta serie de opiniones que yo les llamo burradas tonterías pero que sin duda reitero respeto profundamente me hacen reflexionar acerca de muchas cosas, la primera por eso el ser humano está en decadencia deseando la muerte de otro ser igual a él, segunda alegrarse de la tragedia, tercera si fuera alguien de su familia seguro no dijeran eso, cuarta es parte de su trabajo es parte de lo que le apasiona como a algunos nos apasiona escribir, a otros les apasiona torear así de sencillo. Ellos siempre piden respeto para los animales, para los toros, piden que se erradiquen estas prácticas se nota que pregonan con el ejemplo.

No se les pide que lo amen no se les pide que vayan solamente se les pide algo muy sencillo y de una sola palabra RESPETO; aunque tal parece que es muy complicado cuando se ignora todo lo que lleva una tradición, entonces como lo ignoran lo más fácil es denostar y escribir lo primero que se les viene a su gran mente.

En fin, afortunadamente a lo largo de la semana el torero viene en franca recuperación después de quedar a dos centímetros de la muerte, su madre torera también me llamó mucho la atención pues decía en una entrevista para televisión que nada le daría más gusto que su hijo volviera a los ruedos a hacer lo que le gusta: Olé por ella.

Espero sus comentarios a [email protected] y @olmochato 

Comentarios