26 / julio / 2021 | 15:29 hrs.

Ni se ilusionen

Ana Patricia Fernández

Como cada cuatro años, la fiebre mundialista está más encendida que nunca. Hoy el tema de conversación en gran parte de la República Mexicana se centra en Brasil 2014, en el Tri y en el papel que podrían desarrollar los pupilos de Miguel Herrera en aquel país carioca. Las circunstancias no son las mejores, quizá sea una de las selecciones que llegan menos preparadas a ésta justa mundialista y la que más lejos está de un posible quinto partido.

Aunque, recordemos, es futbol y en el futbol como en la vida nada está escrito, todo puede pasar, pero de cualquier forma las posibilidades son casi nulas. México llega a su mundial número 15 tras una trompicada eliminatoria, llena de fracasos y empates. No pudo hacer valer su condición de local en el estadio Azteca ni tampoco mostrar su "hegemonía" sobre los compañeros de Concacaf. Hoy, México es todo menos "gigante" de dicha zona, pero ese ya es otro tema.

No obstante, las eliminatorias fueron un desastre, a Justino y a Decio las cosas no parecieron salirles tan mal, por el contrario, este ciclo mundialista ha sido un negocio redondo y es que además de los partidos del hexagonal salió por ahí uno extra contra Nueva Zelanda donde la noble afición mexicana abarrotó el Coloso de Santa Úrsula y para esto la Federación es la más feliz.
Pareciera que ven al conjunto tricolor con un signo de pesos donde los únicos beneficiarios son patrocinadores y Femexfut, porque la afición en general tiene una opinión muy particular con respecto al conjunto azteca: "no llegarán más allá de fase de grupos, si es que bien nos va" se escucha en las calles.

Aunque bien es cierto que los mexicanos tendemos mucho a perder el piso, a ilusionarnos y a creer que el Tri va a regresar con la copa del mundo a México el próximo 13 de julio, cuando la realidad dista mucho de eso. La realidad es que se tuvo un proceso lleno de "borrones y cuentas nuevas" primero con "Chepo", Tena, Vucetich y ahora con "Piojo", quien será finalmente el que se suba al avión, cuyo destino es Brasil.

Pero tampoco culpo en demasía a los entrenadores, bien dicen por ahí que si no hay materia prima ¿cómo trabajas? Y es muy cierto, los entrenadores han hecho lo que han podido con lo que han tenido. Si la gran parte de los jugadores que disputarán partidos en Brasil no están a nivel ¿qué tanto se puede lograr a base de verbo?

Gran parte del bajo nivel podremos achacárselo a la irregularidad que tienen en sus ligas, esto principalmente con los llamados europeos. Jugadores como Andrés Guardado, Javier "Chicharito" Hernández, Diego Reyes, tienen participaciones a cuenta gotas con sus equipos, a veces llegan a ser la banca de la banca y siendo así es difícil competirle a selecciones que cuentan entre su alineación a jugadores titulares del Barcelona o a los campeones de Champions League.

Por lo tanto, todos los mexicanos debemos tener pies bien puestos sobre la tierra y no dejarnos llevar por tremendas campañas publicitarias que nos aseguran que la selección está lista para el campeonato mundial, seamos prudentes al apoyar y recordemos que el fútbol es lo más importante de lo menos importante.

Comentarios