Nestora Salgado no ha sido absuelta

Héctor Parra Rodríguez

La procuración y aplicación de la justicia penal también se utiliza en los tiempos electorales. Nestora Salgado

Analista legislativo. @HectorParraRgz

La procuración y aplicación de la justicia penal también se utiliza en los tiempos electorales. Nestora Salgado García, después de que fuera aludida en el segundo debate por José Antonio Meade Kuribreña como secuestradora y candidata al Senado de la República por Morena, en menos de una semana demandó judicialmente al aspirante a la Presidencia, por la vía civil, pretendiendo la reparación del daño y le sea resarcido su prestigio por medio de una fuerte cantidad de dinero. La “presunta delincuente” fue liberada por un juez, quien no le decretó auto de sujeción a proceso por deficiencias y abusos en las pruebas aportadas por el Ministerio Público. Después de años de haberse decretado la libertad, el Tribunal de Alzada decide darle entrada a la apelación; sumado a lo anterior, hay otros expedientes abiertos en contra de la inculpada por delitos graves en su contra cometidos cuando formó parte de la policía comunitaria de Guerrero, siendo entonces La Comandante. Sin embargo, aplica la presunción de inocencia en favor de Salgado, garantía de protección para todo acusado, que prevalece hasta en tanto no se demuestre su responsabilidad.

Nestora Salgado tuvo cómplices, y corrieron con la misma suerte. Hay quienes dicen que fue absuelta, lo cual es falso: en los autos de sujeción a proceso o libertad por falta de elementos para procesar no se absuelve ni se condena a los presuntos responsables; ese acto procesal es en sentencia y debe quedar firme. En el caso de la inculpada, jurídicamente no hay sentencia absolutoria; si en cambio hay acusaciones en su contra, una de ellas hecha por la entonces menor Dulce Rubí, quien afirmó haber sido secuestrada por la indiciada, que pidió dinero a cambio de su libertad; además dijo que Nestora y su grupo la trasladaron a diversos domicilios para que no fuese encontrada. De ahí que la menor haya acudido a la asociación civil Alto al Secuestro. ¿Quién no recuerda a los policías comunitarios que nacieron como respuesta a la inseguridad que prevalecía y prevalece en Guerrero y Michoacán? Policías comunitarias que pretendieron sustituir a la autoridad legal, quienes también empezaron a cometer delitos en “aras de la justicia” a grado tal que hubo enfrentamientos con armas de fuego entre ellos mismos, lesionados y un muerto por arma de fuego. Salgado formó parte de esas pseudoautoridades que llegaron a los excesos en el uso de la fuerza y cometieron delitos, muchos de los cuales quedaron impunes. Y, de acuerdo a la legislación penal, debe haber suficientes pruebas para proceder en contra de estos delincuentes y sentenciarlos como responsables. Como las “autoridades paralelas” de seguridad pública dejaron las armas al ser perseguidos por la autoridad formal, todos olvidaron el asunto que tuvo su origen hace al menos 5 años, el cual vuelve a surgir ahora que la política partidista se apodera, una vez más, de la justicia penal en pleno proceso electoral; entonces vuelven a revivir asuntos que parecían olvidados cuando Andrés Manuel López Obrador, por medio de Morena, hábilmente selecciona a la México-norteamericana como candidata al Senado de la República y los asesores de Meade le sugieren que le recuerde a Amlo que tiene entre sus candidatos a una —presunta— secuestradora.

Muchas hipótesis pueden suceder en relación a este asunto. Aquí algunas de ellas. Que el Tribunal Superior de Justicia de Guerrero, por medio de la Sala Penal, determine que sí ha lugar a decretar la sujeción a proceso en contra de Nestora Salgado; se gira entonces la orden de reaprehensión. Los asesores de Nestora interpondrán juicio de amparo para que no la detengan. Que la Sala del TSJ confirme el auto de libertad y el asunto tenga que archivarse. Hay otros expedientes abiertos en contra de Salgado; pueden proceder en contra de ella y se ordene su aprehensión. Vendrían más juicios de amparo. Mientras, a Nestora le asignarán una curul de representación proporcional; el fuero la protegerá, no podrá ser detenida ni procesada a pesar de ser responsable de los delitos que le imputa la menor Dulce Rubí. ¡Está en juego la Presidencia de la República!

 

 

 

Comentarios