Naces pobre, mueres pobre

Raymundo M. Campos Vázquez

Ningún candidato habló sobre movilidad social

Ningún candidato habló sobre movilidad social, lo que se refiere a qué tanto nuestros recursos económicos en la niñez determinan nuestra riqueza en la adultez. Por ello es un concepto clave para disminuir la pobreza, desigualdad y potenciar el crecimiento económico incluyente.

Para México el tema es importantísimo. Nuestra desigualdad es permanente. En el Informe Desigualdades en México 2018, elaborado por El Colegio de México, se señala la raquítica movilidad social del país. Por un lado, hay una persistencia de la pobreza o riqueza: si naces en cualquiera de los dos, tienes aproximadamente 80% de probabilidad de que en tu vida adulta te quedes muy cerca del nivel económico en el que naciste. Por otro, no existe la posibilidad real de ascenso social: de cada 100 mexicanos que nacen en la pobreza sólo dos podrán lograr ser ricos en su vida adulta.

Los datos son contundentes: si naces rico, mueres rico; si naces pobre, mueres pobre. Aunque el talento pudiera estar distribuido, las oportunidades no.Tenemos una sociedad estratificada en la que la riqueza inicial juega un rol fundamental para determinar resultados futuros. Esto se agrava en cuestiones de género: las mujeres tienen menor movilidad social; esto se debe principalmente a su baja tasa de participación en el mercado de trabajo (alrededor de 45%).

Para promover la movilidad social se requiere pensar en igualdad de oportunidades y en el funcionamiento del mercado laboral. En el primero tenemos que lograr que la calidad escolar, de salud y de infraestructura sea similar en colonias y regiones de diferente nivel socioeconómico. Esto es más relevante en la niñez, para lograr que las brechas de habilidades no aparezcan. Sin embargo, si naces pobre en Chiapas, tienes menor movilidad social que si naces pobre en Nuevo León. El origen determina el destino.

El mercado de trabajo tampoco ha ayudado. El salario real al mes mediano en el IMSS es de alrededor de $6,000. A pesar de tener crecimiento económico, las pocas ganancias no se las han llevado los trabajadores. Es posible que un trabajador con dos salarios mínimos y una familia de cuatro sean catalogados como pobres.

Al lograr igualdad de oportunidades, más personas pueden desarrollar sus habilidades al máximo. Todos nos beneficiamos, pero tal vez con ello logremos algo más importante: vivir en libertad con una variedad de opciones atractivas de en lo que nos podemos convertir.

Profesor e investigador de El Colegio de México.

Comentarios