¡Mujeres!

Josué Quino

Abuelito, tú me dijiste que tienes amigas feministas, ¿verdad?
—Sí, muchas, ¿qué necesitas?
—Saber por qué no quisieron que felicitáramos a las mujeres en el Día de la Mujer. Si para eso es.
—Para saber eso, no necesitamos darle lata a mis amigas feministas. El Día de la Mujer comenzó a celebrarse en 1908 en Chicago, en Estados Unidos y en 1911 se conmemoró por primera vez a nivel internacional. 
—Pero salió en Facebook que fue por el incendio de una fábrica de ropa, donde murieron 123 mujeres y 23 hombres.
—Eso sucedió menos de una semana después de la celebración de 1911. Ya después vienen la 1ª y la 2ª Guerra Mundial, y las celebraciones continúan realizándose. Es hasta 1975 que la Organización de las Naciones Unidas, (ONU) lo conmemoró. Fíjate, qué chistoso que en Estados Unidos  lo celebraron de manera formal hasta 1994.
—Pero, ¿por qué las mujeres tienen que luchar por sus derechos? ¿Qué no todos somos iguales?
—Pues no, incluso dentro de las mismas mujeres, las cosas no son iguales para todas. En Estados Unidos, las mujeres blancas, después de mucho pelear, lograron obtener el voto a partir de 1920. Y las mujeres negras, adquieren ese derecho hasta 1967.
—¿En serio?, y en México, ¿hasta cuándo la mujeres pudieron votar?
—Hasta 1955, con Adolfo Ruiz Cortines como presidente. Sin embargo, yo creo que está bien que conmemoren el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, pero creo que en México, también lo deberían conmemorar el 19 de septiembre.
—¿El día del sismo?
—Pero del 85, ese día, con el temblor en la Ciudad de México, en la zona donde hace esquina la calzada de Tlalpan con el metro San Antonio Abad, murieron muchísimas costureras, las cuales no pudieron abandonar los edificios en los que trabajaban porque los patrones las habían encerrado para que no salieran de trabajar hasta que terminaran los pedidos de ropa que tenían. 
—Igual que en el edificio que se quemó, allá en Estados Unidos en 1911.
—No hijo, acá fue peor, porque fueron cientos de mujeres que trabajaban 10 horas seguidas, con media hora para comer, las cuales, como ganaban poco, doblaban turnos. Muchos edificios colapsaron, ya que no pudieron soportar el peso de las máquinas industriales para coser y ahí murieron.
—¿Y nadie las ayudó?
—No, hasta 15 días después llegaron a “rescatarlas”, porque lo primero que sacaron los dueños de los escombros de las fábricas de ropa, fueron las máquinas.
—¿Y por qué no conmemoran ese día? 
—Porque la gente no lo sabe, o no les importa. Nunca se supo en realidad la cantidad de muertas que hubo, pero cuando se conformó el sindicato de costureras y comenzaron a pasar lista con las sobrevivientes de cada fabrica, fueron cientos las que no respondieron. 
—Pues ese día tendría que ser el día nacional de la mujer,  y no andar conmemorando a las mujeres gringas que se quemaron en Estados Unidos, que ni conocimos, ni nada de nada.
—Se deberían de conmemorar ambas fechas. La primera nos coloca políticamente correctos a nivel internacional. 
Y la segunda, es la que nos identifica como ciudadanos mexicanos, pero nadie pela esa fecha por nuestras mujeres muertas. Ojalá y algún día, alguien rescate por lo menos los recuerdos de esos cientos de mujeres, ya que nadie logró rescatarlas físicamente.
—Entonces, ¿no está mal que felicite a las mujeres el 8 de marzo?
—Si lo haces de corazón, tomando en cuenta que muchas de esas mujeres no tienen otro día que celebrar, porque no todas son madres, no todas son maestras, no todas son lo que-sea-que-se-celebre, yo digo que está bien, porque incluso, algunas de ellas ni sus cumpleaños festejan. 

Comentarios