Movilidad y vialidades en la ZMQ

José Alfredo Zepeda Garrido

Nuestra Zona Metropolitana de Querétaro (ZMQ) ha venido creciendo de manera acelerada, como consecuencia de sus diversos atractivos y su posición estratégica en la geografía nacional. Así como nuestra ciudad capital y su entorno han sido tierra de oportunidades y desarrollo, hace casi media centuria y hasta nuestros días que se ha gestado el riesgo del deterioro en la calidad de vida, lo cual se acentuará en las décadas venideras si no se toman las medidas necesarias ante el crecimiento demográfico, la insuficiente infraestructura vial, la carencia de un modelo de transporte eficiente, la integración social de la ciudadanía con accesibilidad general, políticas y acciones que garanticen la calidad de vida de la población.

Existen muchos factores que contribuyen a la calidad de vida de nuestra metrópoli, pero también se observan indicadores del deterioro, de estos últimos podemos mencionar algunos de ellos, a manera de ejemplo; el aumento en los tiempos de traslado de las personas, un transporte público deficiente y caro, así como el aumento en la contaminación del aire, que en buena medida es provocado por el casi medio millón de vehículos que circulan por la Zona Metropolitana de Querétaro.

Los gobiernos municipales y el estatal tienen un reto formidable por delante, el cual es establecer la normatividad indispensable en materia de movilidad y desarrollo urbano sostenible, con el fin de asegurar la calidad de vida.

La movilidad sostenible deberá atender los problemas ambientales y sociales ocasionados por la generalización, en la segunda mitad del siglo XX, de un modelo de transporte urbano basado en el automóvil particular, con inconvenientes entre los que destacan la contaminación del aire, el consumo excesivo de combustible fósil, los efectos sobre la salud de la población y la saturación de las vialidades. Se deben implementar alternativas que ayuden a mitigar los efectos negativos de este modelo y a crear uno nuevo de ciudad sostenible. Resulta indispensable establecer como objetivos, un modelo de transporte eficiente que mejore la competitividad del sistema productivo y mayor seguridad en los desplazamientos, mejorar la calidad del aire y la calidad de vida de la población.

En un estudio realizado por ProAire 2000-2010 en México se determinó que el 84 por ciento de la contaminación en la Zona Metropolitana de Querétaro proviene de los más de 3 millones de automóviles que circulan en ella. El tráfico es uno de los principales problemas en México por el incremento en la contaminación, la cual pone en peligro la salud de las personas.

En particular, en nuestra Zona Metropolitana de Querétaro puede verse cómo las vialidades son obstruidas en diferentes horarios a causa de muchos centros escolares que ocupan hasta uno o dos carriles de vialidades para el descenso y ascenso de los alumnos que son trasladados en autos particulares, lo cual provoca una seria obstrucción a la eficiencia en el funcionamiento de las vialidades y con gran cantidad de consecuencias. Este fenómeno se deberá corregir en lo posible, generando medidas de mitigación y asegurando que en lo futuro no se sigan reproduciendo estos efectos adversos a la movilidad.

Más y mejor transporte público conectado es la ruta para el cambio y jerarquía al peatón como prioridad, seguido del ciclista, usuario de transporte público y al final el automóvil, por lo que están cambiando las prioridades de gasto del gobierno, es lo que se ha considerado en la nueva Ley de Movilidad de la ciudad de México, así lo ha expresado la diputada Laura Ballesteros Mancilla en la reunión convocada por el Foro Internacional de Transporte, en la sede de la OCDE en París, que tuvo lugar los días 26 y 27 de octubre, con la participación de 20 expertos, entre funcionarios de movilidad y transporte de ciudades europeas y americanas, académicos y también especialistas del sector privado.

 

Ex Rector de la UAQ.

[email protected]

Comentarios