Morena se agrieta

Guillermo Tamborrel

Ojalá AMLO perciba que es necesario que imponga orden a sus futuros colaboradores y por medio de su partido también imponga orden a sus legisladores

El gobierno federal de origen morenista todavía no inicia y, sin embargo, ya comienzan a verse grietas en el muro que lo sostiene. Peor aún, sus críticos han venido confirmando sus señalamientos y recogiendo nuevos argumentos para criticarlo. Las aseveraciones de que el viejo y más rancio PRI regresa cobran fuerza.

El “bodorrón fifí” de la mano derecha del Lic. López Obrador, César Yañez, y su aparición en la portada de la “revista fifí” ¡Hola! han sido devastadores para la imagen de Morena. La austeridad promulgada por el entonces candidato moreno simplemente fue destrozada. El “vamos a acabar con los privilegios” ya no se sostiene. El posicionamiento de la reducción de salarios de los altos funcionarios pierde fuerza. En suma, se crea una grieta.

La carta de la futura directora del Conacyt, Álvarez-Buyllá en la que, sin tener la autoridad para ello y haciendo gala de una inconmensurable prepotencia, en pocas palabras, “ordena” suspender convocatorias que impliquen un compromiso de presupuesto para 2019. Esto es la cancelación de investigaciones en curso y el otorgamiento de becas a miles de estudiantes (sobre todo, de posgrado), lo cual conlleva que buena parte de la generación del capital humano que México tanto necesita, simplemente, se vea cancelado. Ello, entre otras cosas, implicará varios miles de descontentos. En síntesis, otra grieta.

Una tercera es la cancelación de los llamados “Foros de paz”. Quienes viven en los estados de Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Morelos y Tamaulipas, y que fueron víctimas de la violencia se quedaron con ganas de tomarle la palabra al presidente electo y manifestar su sentir. Todos ellos seguramente interpretarán la cancelación como un: “no me importas”. En este caso, la grieta podría ser mayor, ya que quienes fueron víctimas de la violencia “generada por los gobiernos del PRIAN” mayoritariamente creyeron y votaron por la opción Morena.

La lista podría ser más larga, baste señalar una última que podría implicar una grieta mayor si el asunto no es debidamente atendido desde la perspectiva ciudadana. Me refiero al homicidio “presuntamente” (para no romper con el principio de presunción de inocencia) cometido por el diputado de Morena, Cipriano Charrez Pedraza el pasado fin de semana en un accidente de tránsito. Accidente en el que un taxista falleció calcinado, al ser golpeado y proyectado contra un muro por el vehículo conducido por el ilustre diputado. Es importante tener presente que en redes sociales circula un video en el que se puede apreciar cómo el diputado es bajado de su vehículo por el lado del conductor. Un hecho, en sí, lamentable, que pudiera causar una grieta enorme en Morena y en el gobierno del Lic. López Obrador si el hasta hoy “presunto responsable” no es sancionado con severidad. Peor aún, si la versión de que conducía en estado de ebriedad cobra fuerza.

Fuente de los Deseos. Ojalá el Lic. López Obrador recuerde, a pesar de su holgado triunfo el pasado julio, que solo un tercio de los posibles votantes creyeron y votaron por su proyecto (el padrón electoral es de prácticamente 90 millones). Ojalá perciba que generó una altísima expectativa en sus electores —30 millones— y que por lo mismo se hace necesario que imponga orden a sus futuros colaboradores y por medio de su partido también imponga orden a sus legisladores. No hacerlo agrietará y debilitará a su gobierno y eso no le conviene a nadie. Incluso a sus opositores.

 

Comentarios