A mitad de sexenio

Braulio Guerra Urbiola

Hoy la sociedad es más crítica que nunca. Los medios de comunicación digitales han acelerado la interacción humana y por tanto la posibilidad de interactuar más ágilmente.

El mundo político representa una vitrina. Una caja de cristal en donde toda decisión y toda conducta es juzgada para bien o para mal por la gente. Ello sin duda, constituye un avance democrático; ya que la sociedad no sólo participa con su punto de vista en las decisiones el día de una elección, sino que lo hace minuto a minuto en las redes sociales.

Las redes sociales son la máxima expresión de la libertad de expresión. Son una gran posibilidad de opinión pública y de presión pública. Por todo ello siempre la responsabilidad personal en su manejo es fundamental para que contemos con espacios públicos de libertades, pero con un uso responsable.

A mitad del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto, las redes sociales han sido un factor de exposición de atributos e información y también un elemento que en el marco de su pluralidad ha buscado desgastar la imagen del jefe del ejecutivo.

Muchas han sido las críticas, pero también en ello, hoy por hoy debo ser enfático, ya que las decisiones del hombre que comanda a este país, si bien han sido calificadas como medidas impopulares, hoy de manera precisa comienzan a dar resultados y a generar condiciones para que México no continúe estancado como estuvo durante lustros.

La reforma energética si no se hubiera realizado hubiera agudizado el recorte presupuestal de 221 mil millones de pesos debido a la caída de los precios internacionales del petróleo. Esta reforma fue más oportuna de lo que pensamos. Al mismo tiempo la gente ya no tendrá los famosos gasolinazos y el combustible bajará de precio a partir de enero.

Es el caso también que está Reforma permitió que bajaran los precios de la electricidad en México en beneficio de las familias y de la industria mexicana.

La reforma en telecomunicación propició que los servicios de telefonía e internet disminuyeran costos para la ciudadanía.

La inflación en México reporta su más bajo índice desde hace treinta años. Controlando los precios y el poder adquisitivo de los mexicanos. Al mismo tiempo, la OCDE ha visualizado que México en perspectiva crecerá arriba del 3%, situación que no se daba desde hace 15 años.

La reforma educativa, aunque polémica, busca que nuestro niños tengan mejores condiciones para su desarrollo. Una educación de mayor calidad.

Si bien, acontecimientos como los de Iguala han generado atención nacional. Es también cierto que el Presidente ha tenido que sortear de frente ante situaciones socialmente adversas y no desviarse de la agenda que le dará progreso y desarrollo al país.

En el aspecto social, si bien, la pobreza en general no ha podido ser abatida, sí ha sido posible disminuir la pobreza extrema.

Son muchos los indicios que podríamos aquí medir. A mí me parece que él Presidente ha repensado a México y se ha atrevido a hacer lo que muchos, en medio de los intereses, no se atrevieron a hacer.

Seguro estoy que al final del sexenio, los números sociales, económicos y políticos del presidente Peña, dejaran un legado de transformación para México.

Diputado federal del PRI. @BraulioPRI

Comentarios