Michoacán y Aguililla, como una serie narca de Netflix…

Juan Pablo Becerra-Acosta M.

Lo que sucedió esta semana en Aguililla, en Tierra Caliente de Michoacán, las agresiones a miembros del Ejército, son la antesala del desastre que viene: una cruenta y despiadada batalla final por el control del municipio y por el dominio de la región. Una disputa entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y Cárteles Unidos de Michoacán, grupo formado por remanentes de Los Caballeros Templarios, La Familia Michoacana, Los Viagras y exautodefensas reclutadas por criminales.

El Estado mexicano no intervendrá, solo verá cómo la población queda en medio de esta guerra narca que lleva meses, pero que será peor porque los criminales, ante la inacción y pasividad de los gobiernos estatal y federal, cada vez son más temerarios, más insolentes.

¿Por qué los narcos se atreven a tanto, incluso a humillar a soldados, sin importarles que sean grabados y que sus desplantes sean transmitidos en medios de comunicación y en redes sociales? Ya detallé en una columna previa que lo que está en juego ahí, en Aguililla, son millones y millones de pesos, pero también el prestigio machista de líderes delincuenciales cuyos egos no escatimarán balas para liquidar a sus enemigos, o a los pobladores que osen desafiar sus yugos.

Por favor, dejemos de normalizar lo inadmisible. Dimensionemos lo inaudito de este asunto y asimilemos la vergüenza que provoca la forma en que nos ven en el exterior. Imagine usted que a Joe Biden le informa su staff de seguridad nacional, como si se tratara de una serie de Netflix:

“Señor Presidente, en los Ozarks, en la parte que corresponde a los montes del estado de Misuri, dos grupos de narcos se están peleando el cultivo de amapola. Aunque tenemos el Acta de Control de Amapola y Opio de 1942, que prohibe su cultivo, hemos descubierto que estos grupos llevan años sembrando enormes extensiones e incluso están cocinando drogas y traficándolas. Los alcaldes de la región han sido cómplices, por las buenas o por las malas. Además, cobran extorsiones al estilo mafia”.

Pausa dramática para digerir. Y luego: “Eso no es todo, Señor Presidente: esta semana, pobladores de la región, azuzados por narcos, arremetieron contra un cuartel militar, lanzaron un enorme camión de basura, derribaron la puerta de las instalaciones y atacaron a soldados. También subieron al monte que circunda el cuartel, donde teníamos un helipuerto, y lo destruyeron. Dos soldados cayeron. ¿Qué hacemos?”

Y el Presidente: “No quiero enfrentamientos, no quiero masacres. Que las tropas resistan sin defenderse. Y la población… Daré un mensaje en una conferencia matutina para decirles que no se dejen seducir por el dinero, que se porten bien, que no sean aspiracionistas, que resolveremos las causas sociales”.

¿Ficción? Eso fue lo que sucedió esta semana en Aguililla. Eso fue exactamente lo que hizo la gente reclutada por el narco: arremetió contra el Ejército.

Increíble que desde Palacio Nacional solo observen todo esto y que nadie tenga ahí la menor estrategia para evitar lo que sucede estos días, y peor, lo que se viene…

Comentarios