México y España, 500 años de historia compartida

Jorge Nuño Jiménez

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Si nos empeñamos en ser españoles nos precipitaremos en el abismo de la reconquista

La Academia de Historia y Geografía organizó el coloquio para replantear la historia compartida entre México y España a 500 años de la conquista. Se planteó la trascendencia de la obra de Hernán Cortés, de Hernández de Córdoba y Juan de Grijalba, a través de imágenes.

Con un espíritu reconciliador por medio de una deconstrucción de la historia compartida por las naciones española y americana. Plantearon una filosofía de comunidad de naciones, después de 500 años de la empresa conquistadora encabezada por Hernán Cortés, quien al lado de Gonzalo Guerrero y Malinalli Tenépatl, llamada La Malinche o Doña Marina son los símbolos más acabados del mestizaje y cultura híbrida, y la colonización del imaginario. Realizaron una guerra de imágenes que trasciende como es el caso de la Virgen de Guadalupe, icono y símbolo de nuestra mexicanidad trascendente, impulsada por Fray Juan de Zumárraga (defensor de los indios) y el dominico granadino Fray Alonso de Montúfar (1556), quienes dieron origen al apogeo del mito de símbolos populares, convirtiéndola en la Patrona de México, y América, Tonantzin Tlalli, pareja de la diosa Cihuacóatl y Mixcóatl. Esta imagen la tomaría el padre Miguel Hidalgo de la iglesia de Atotonilco (Guanajuato) para iniciar el movimiento de Independencia Nacional.

Don Ignacio Ramírez (El Nigromante) pronunció ante el presidente don Benito Juárez un discurso el 16 de septiembre de 1861 en La Alameda para conmemorar la Independencia de México. En un fragmento dijo lo siguiente: “¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Si nos empeñamos en ser españoles nos precipitaremos en el abismo de la reconquista, pero ¡no!, ¡jamás!, nosotros venimos del pueblo de Dolores, descendemos de Hidalgo, nacimos luchando como nuestro padre por los símbolos de la emancipación. Entonces, ¿Qué somos? ¿españoles o indígenas?, ni lo uno, ni lo otro: ¡somos mexicanos!”

Las carabelas son: alta tecnología, aviones supersónicos, el internet, los espacios a conquistar son los mismos, los países periféricos productores de materias primas, en una ofensiva multidimensional, que demandará otra vez talento y reflexion de una diplomacia digna e inteligente y no subordinada. Seguramente surgirán nuevos defensores inspirados en el humanismo americano.

 

 

 

 

 

Comentarios