México quiere más Titanic’s

Juan Manuel Badillo

México quiere más Titanic’s, es decir, que se trabaja para trae más grandes producciones de ese tamaño.

La última gran película de más de 100 millones de dólares de presupuesto que filmada en tierras aztecas fue la película de James Cameron y Leonardo DiCaprio, rodada en los estudios de Baja California, y de eso fuer hace más dos décadas.

El gobierno actual también quiere explotar los beneficios de las llamadas industrias creativas, entre ellas, el cine.

“Una buena manera de mostrar otra historia es la cinematografía, con películas de largometraje y cortometraje, donde se puede mostrar una foto diferente de lo que es el país”, dijo Juan Carlos Briseño, consejero comercial de ProMéxico en Los Ángeles.

ProMéxico, en pocas palabras, es el organismo dependiente de la Secretaria de Economía y es el primer contacto que tiene toda empresa extranjera o país que quiera hacer negocios en el país.

Recientemente sesionaron en Ciudad de México representantes de ProMéxico en las ciudades de Nueva York, Los Ángeles, Londres, Unión Europea y Asia. Los funcionarios pusieron el tema sobre la mesa: ¿Qué hacer para traer más producciones extranjeras al país?

De entrada, quieren replicar el fenómeno de Frozen en Noruega, la película animada de Disney, la linda historia de las princesas Elsa y Anna, mismas que cantan aquello de “¿Y si hacemos un muñeco?..”.

En toda la película nunca se menciona país alguno, sin embargo, el gobierno noruego retomó la idea para promocionar sus atractivos turísticos y el resultado fue un cremento del 133% de visita de turistas en un año.

México tuvo un avance en la industria sin chimeneas de apenas dos dígitos apenas en un año y lo anunciaron como el gran éxito.

El caso más reciente de beneficio costo en materia de cine fue el rodaje de Spectre en la ciudad de México. El sitio web estadounidense, Tax Analysts, informó que el gobierno mexicano había pagado unos 14 millones de dólares para traer el rodaje mostrar una imagen más limpia de la ciudad de México. Las autoridades mexicanas lo negaron. Los productores informaron que en 10 días se ocuparon más de 300 cuartos hotel y se contrataron a mil 500 extras.

Los directivos de ProMéxico son ambiciosos y quiere colocar a México en la lista de los 10 países que Hollywood podría considera para filmar sus películas y también buscarán que la post producción de películas se quede en país.

Van por las mega producciones, de 100 millones de dólares, pero también están contemplados los pequeños proyectos de no más de 10 millones de dólares. Los primeros que se han montado en el proyecto son Diego Luna y Gael García de Canana Films, con oficinas en San Diego, California.

El problema, dijo Juan Carlos Briseño de ProMéxico, es que “No tenemos un mensaje claro para que venga a filmar a México”.

México ofrece un beneficio fiscal del 10% de la producción como incentivo para el rodaje de películas extranjeras, pero Reino Unido, la India, Puerto Rico, incluso Colombia, ofrecen más.

La mala noticia es que hoy por hoy, “no estamos listos para recibir producciones grandes como Titanic”, declaró el representante comercial en Los Ángeles.

La buena noticia, es que hay actitud para genera un cambio: “Creemos que el momento es poder invertir y apostarle a las ideas creativas, creo que debemos contar otra historia de México y la cinematografía nos podría servir para contar esas historias”.

La gente de ProMéxico tiene para el 2016 para presentar el primer plan de acción en materia de cine y que todos esos planes no se queden sólo en el terreno de las ideas. FIN

Comentarios