Medio ambiente en Querétaro

José Alfredo Zepeda Garrido

En febrero pasado, la Coordinación Estatal de Desarrollo Municipal llevó a cabo el curso intitulado “Obligaciones Ambientales de los Municipios del Estado de Querétaro”. Se contó con la participación de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano, la Secretaría de Desarrollo Sustentable, la Profepa y la Semarnat. El evento se realizó con la colaboración de los todos los municipios, divididos en cuatro regiones, teniendo como sedes a los municipios de Querétaro, Tequisquiapan, Cadereyta y Arroyo Seco. Se contó con la asistencia de presidentes municipales y de sus autoridades ambientales, además de regidores de las comisiones correspondientes.

Luego de la exposición del marco jurídico estatal y federal en materia ambiental, se dio la apertura a la intervención de los asistentes, generándose una serie de preguntas y respuestas que centraban su atención en la problemática que se padece en los municipios, con relación al medio ambiente. Destacan como problemáticas comunes señaladas, la relativa a los residuos sólidos municipales (RSU), la concerniente a la contaminación del agua de los ríos y la que provocan las ladrilleras.

Para la Zona Metropolitana de Querétaro se señalan, además de los problemas relativos a los RSU y la contaminación del agua, afectaciones al medio ambiente a causa de los desarrollos inmobiliarios, bancos de material y sitios de tiro, ruido, vibraciones y emisiones atmosféricas. Existe gran malestar en el municipio de Tequisquiapan a causa de la contaminación del Río San Juan, en virtud de que han pasado muchos años sin que se resuelva el problema, expresándose la inconformidad principal hacia la Profepa y a la Comisión Nacional del Agua.

Bien sabemos que tenemos un gran reto en Querétaro: lograr la coordinación entre dependencias estatales y federales para que, con responsabilidad e involucrando al sector privado, pongamos un alto a la contaminación de nuestras aguas superficiales; sin lugar a duda, es imperativo tomar cartas en el asunto y no postergar las acciones necesarias. Debemos recuperar nuestro medio ambiente, que todos nuestros ríos en la entidad se encuentren a salvo de la contaminación.

El miércoles pasado, durante una visita de inspección a la zona cercana a la comunidad del Milagro, Municipio de Huimilpan, pudo observarse que existen arroyos y canales que llevan agua contaminada que descarga al Río Huimilpan. Estas aguas provienen de comunidades que tienen drenaje, pero no cuentan con el adecuado tratamiento de sus aguas; asimismo, se observan actividades agropecuarias que también descargan aguas contaminadas. El medio ambiente se está deteriorando progresivamente, se observan árboles secos y en sitios en donde había grandes peces, ahora abunda el lirio en la superficie del agua. Existe gente de las comunidades que para obtener leña afecta a árboles sanos y luego propicia que se sequen para finalmente terminar con ellos bajo el argumento de que ya se han secado y requieren de leña, en una falta de conciencia y de cultura ambiental. Así, por varios lados y de diversas formas, se está atentando contra la flora y la fauna. Esta problemática no es privativa de Huimilpan, se presenta en diversas regiones. Es preciso llevar a cabo acciones coordinadas para revertir el deterioro ambiental.

Por lo que atañe a los residuos sólidos domésticos, persiste todavía la percepción de tratar de resolver la problemática a través de rellenos sanitarios. Sin embargo, es menester lograr una evolución hacia retos más ambiciosos y visionarios que permitan, aplicando la tecnología moderna, convertir la basura en algo útil, económicamente viable y ambientalmente inocuo. Es posible la eliminación del 100% de los residuos sólidos domésticos.

 

Procurador estatal de Protección al Medio Ambiente y Desarrollo Urbano

Comentarios