Me hace sentir sucia

Rocío Ruiz

"Tengo 28 años y estoy a punto de casarme con mi novio, con quien llevo una relación de tres años"

Como cada semana, con mucho gusto recibo tus dudas e inquietudes para apoyarte como psicoterapeuta y sexóloga.

Pregunta: Hola Rocío, soy Andrea, tengo 28 años y estoy a punto de casarme con mi novio, con quien llevo una relación de tres años. Mi problema es el siguiente: hace apenas un año mi novio me pidió que tuviéramos sexo oral, yo lo amo y accedí desde la primera vez, pero la verdad no me gusta hacerlo, ni que él me lo haga. Al principio me daba mucho gusto que a él se le olvidara y no me lo pidiera, pero con el paso de los meses, lo he estado sufriendo muchísimo. Es lo único que no me gusta hacer con él, podemos hacer todas las posiciones que conocemos y me encanta, pero tener sus partes en mi boca, me hace sentir sucia; el olor y el sabor me dan asco, cuando él tiene su boca en mi parte, siento que le doy repugnancia. Ya sé lo he expresado sinceramente pero él dice que me esfuerce porque a él le gusta mucho.

Me siento entre la espada y la pared porque sí quiero darle gusto, pero eso no me da placer a mí. Estamos a punto de casarnos y tengo miedo que eso nos distancie y acabe con algo que apenas comienza. Gracias y por favor, contéstame lo antes posible ya que me caso el 14 de febrero.

Hola Andrea, gracias por la confianza, espero poder ayudarte. Lo primero que te quiero pedir es que te preguntes por qué te estás casando, si la respuesta es que hay amor en la relación, compromiso y entrega, debes estar tranquila. La sexualidad es muy importante como lo sabes, pero no es lo único. ¿Cuántas parejas crees que tienen problemas sexuales? El 100% los ha tenido, tiene o van a tenerlos. Las diferencias en educación, religión o en gustos pueden ocasionarlos. 

El que no te guste el sexo oral es un tema que por supuesto se debe atender, pero no para que no te cases. Tenemos que buscar soluciones; lo primero que quiero decirte es que lo que sientes por tus órganos genitales es normal en un ambiente fuertemente religioso, donde nos hacen tener culpa por algunas acciones sexuales que no tienen que ver con la procreación. Tal vez sea tu caso o tal vez no, pero me doy cuenta que le llamas “partes” a los órganos genitales, pene y vagina. Eso me hace pensar que eres distante a ellos. 

Me gustaría que le dijeras a tu novio que por el momento no vas a tener sexo oral para que no te sientas presionada. Sin embargo, te puedo dar algunos tips, pero más allá de eso quisiera que buscaras alguna terapia sexual para que pudieras trabajar el tema. Tanto la vagina como el pene son parte de nosotros, como una pierna o un brazo; ¿te va a dar asco besarle la mejilla o el cuello a tu pareja?, ¿te sentirías mal si tu prometido te besa la mano o el pie? Pues es así como se ve una vagina o un pene, tan natural y sin connotaciones negativas. 

Es importante que conozcas y observes tu vagina de cerca con la ayuda de un espejo, que te toques y que experimentes amor por esa parte de tu cuerpo que rechazas. Permítete tomar la iniciativa para comenzar una relación sexual y cuando estés preparada para hacerlo oralmente también toma la iniciativa, para que no te sientas presionada. Piensa que el sexo oral muestra confianza, amor y poder de seducción, es como mandarle a tu pareja el mensaje de que lo encuentras ardiente y de que sus genitales te parecen sexys. 

Comentarios