Me caí para arriba

Rodrigo García Santana

Así es me caí para arriba, en el estricto sentido de la oración parece ser que está mal redactada, pero nosotros la llevaremos a el sentido humano, al sentido de desarrollo, por lo regular existen a nuestro alrededor algunas personas que solamente se gastan la vida en lamentos, que pareciera que siempre les va mal, y ahí es donde el temor crece se apodera de nuestros pensamientos que se alojan en lo más recóndito de nuestro inconsciente para sabotear nuestro diario vivir, algo que en otras columnas hemos abordado llamándole auto sabotaje, los pensamientos positivos atraen acciones positivas, no así los negativos que aparte atraer lo negativo también ensucian el ambiente nuestro entorno y nos cegan de tal suerte que no somos capaces de ver dentro de lo malo lo bueno, recuerden que en el día más nublado siempre sale un rayito de sol.

Pues bien esta connotación la escuche en radio y me salió la idea de realizar la columna sobre esta oración que si la llevamos al campo de desarrollo personal es de gran valía, porque caernos es malo pero hacia arriba seria magnifico, en todos los ámbitos laboral cuantas veces no nos han dado las gracias en nuestro lugar de trabajo, nuestro proceso es claro nos deprimimos, buscamos otro, llega el tiempo, se sanan nuestras heridas realizadas por lo anterior, nos regulamos y zaz tenemos otro trabajo si no mejor remunerado con un mejor entorno de calidad y calidez de vida, no solo en lo económico nos va bien, debemos abrir  los ojos el trato fino es lo que le da sentido a las cosas, pues este proceso sería aún más corto si nuestros pensamientos fueran positivos, me atrevo a decir que si lo practicáramos diario no nos darían las gracias, esas las daríamos nosotros a ellos porque nos llego una mejor oportunidad laboral, recuerdo que dedique una frase a un jefe que tuve “Gracias de poco y de nada de mucho”, seguramente no lo entendió.

En lo sentimental pasa de la misma manera, padecemos una relación por un periodo, esta llega a su fin creemos que todo se acabo que no hay más, cuando de repente sin buscarlo llega a nosotros la pareja correcta que nos hace ver la vida en otro sentido que nos da calidad y calidez de pareja, todo es cíclico pero nuestro pensamiento debe ser fuerte para encontrar lo indicado, tu pide y se te concederá, en el sentido real como dice Joaquín Sabina que no te vendan amor sin espinas.  

Muchas veces perdiendo ganamos sin darnos cuenta, solo que estamos cegados de pronto “El Tiempo” quien es un gran aliado o un gran enemigo al final de cuentas es el único que pone las cosas en su lugar llega para abrazarnos y decirnos ya paso todo, las cosas pasan por algo.

La próxima vez que te caigas recuerda que todo pasa por algo, ten el pensamiento fuerte que es para mejorar quizás de primera mano, puedas hacer caso omiso a esto, no te culpes es tu proceso, confía en tus pensamientos, se responsable de tus acciones y cree en ti que créeme nadie más lo hará mejor que tú.

Platíquenlo y díganlo con tal seguridad que a la gente no le quepa duda que así será “Cuando yo me caigo, es tan fuerte mi pensamiento positivo que me caigo para arriba”   

¿Y tú para donde te caes?

Reflexiona y actúa.

Comentarios