Más vale paso que dure…

Enrique Guerrero

Sin hacer mucho ruido, Gallos Blancos amaneció ayer como sublíder general de la Liga MX, sólo debajo de las Águilas que marchan con paso perfecto, sitio que ni ellos mismos pensaron que conseguirían tan pronto en el presente campeonato, menos cuando hicieron saltar muchas dudas al perder en el arranque aquí en casa ante Pumas.

Hoy, aunque trabajan a marchas forzadas para lograr una mejor conjunción, los resultados se están dando positivamente y el lugar que ocupan en la clasificación es un claro y merecido premio al esfuerzo.

El triunfo en el Territorio Santos Modelo, fue conseguido a base de riñones ante un rival que es sumamente peligroso y letal con sus variantes a la ofensiva.

Los de la Comarca habían demostrado hasta antes de ese duelo una defensa bien armada, ordenada y confiable, pero Gallos encontró la fórmula para desbaratarla igual con un ataque lleno de variedad gracias al futbol que poseen principalmente los brasileños William da Silva, Danilinho, Sanvezzo, éste último por cierto ocupa el segundo lugar de la tabla de goleadores con tres pepinos, uno debajo de Raúl Alonso Jiménez, de América, y con la experiencia y talento de “Sinha” y la entrega, carácter y hambre de triunfo del resto del plantel, se ve, se nota, que los emplumados quieren el protagonismo del campeonato.

Tal vez sea aventurado decirlo, pero el camino por el que van, es hasta ahora el correcto y si el equipo sigue con esa mística, claro sin perder piso, sino actuando como hasta ahora, con humildad, sencillez y deseos de hacer bien las cosas, como lo demostraron ante Santos en ese complicado duelo en la llamada “casa del dolor ajeno”.

Y es que conseguir nueve puntos en los tres últimos partidos, para nadie es sencillo y lo vemos en la tabla general, en la que los cambios de posiciones se dan de una jornada a otra, de repente estás arriba como también de pronto caes casi al fondo.

Tanto América como Gallos han mantenido ya cierta constancia en resultados y accionar y por ello están donde están, mientras que en otros rivales se observan altibajos, los cuales precisamente quiere y debe evitar el conjunto que dirige Nacho Ambriz, que confiando en su trabajo y el de sus auxiliares, tiene contentos a sus directivos y desde luego a sus miles de seguidores en esta plaza principalmente.

No así a sus enemigos que ven con sorpresa que Gallos que estaba a punto de desaparecer o ser desafiliado por todo lo que ya sabemos, tuvo que ser armado casi al cuarto para las 12 con varias incrustaciones que sobre la marcha siguen adaptándose al sistema de Ambriz, hombre inteligente que aprovechando las circunstancias que se presentaron en su momento para el armado del equipo, se inclinó por contar con una base de gente de toda su confianza aunado al talento y experiencia de los jugadores que llegaron.

Desde luego el torneo apenas lleva cuatro fechas, falta mucho camino por recorrer y por lo tanto, también se esperan cambios por aquellos imponderables que tiene el futbol y no sólo para unos cuantos equipos, sino para todos pues el torneo mexicano en sus distintas ediciones, si por algo se caracteriza es por su irregularidad.

De lo que esta plaza puede estar segura es que, hoy cuenta con el equipo competitivo, bien armado, bien dirigido, cuyos jugadores se ve que están jalando al parejo, que hay unión y disciplina, la cual se espera sepan conservar y hacer valer en cada jornada, yo creo que a todos les gusta presumir este subliderato general de la tabla y si América llega a tropezar, por qué no ir por la cima.

Gallos con su futbol debe ver siempre arriba, ya no voltear más hacia abajo, hay equipo y hay todo para lograrlo. Ahora el viernes viene el Veracruz, que tuvo mal arranque pero que ya con la mano de Carlos Reinoso apoyando a su pupilo Cristóbal Ortega, va teniendo mejor desempeño y sumando puntos en la búsqueda de eludir el descenso, así que para Gallos, este rival no será una perita en dulce y por lo tanto habrá que darle una buena estudiada para evitar cualquier daño. Hasta la próxima.

Comentarios