Manos capaces I.A.P.

Ángeles Ochoa

“En un universo bastante absurdo, hay algo que no lo es: lo que podemos hacer por los demás” . André Malraux (1901-1976). Novelista y político francés, autor de la novela La condición humana, entre otras, por la cual fue acreedor al  prestigioso Premio Goncourt de Francia. La primera traducción al español, hecha por César A. Comet, fue editada por Ediciones Sur, la editorial de Victoria Ocampo, en Buenos Aires, en abril de 1936. Bellamente escrita, la historia ficcional está situada en la ciudad de Shanghái y comienza en marzo de 1927, en momentos en que una insurrección comunista era inminente.

     Sin más preámbulo, y como ya es estilo de esta columna que escribo para despertar conciencias, abrí eligiendo y parafraseando precisamente a Malraux, cuya visión de lo absurdo, lo hizo dar en el calvo, de lo que resta la falta e inteligencia al vivir y es precisamente, cuando nos sentimos útiles ayudando dentro de nuestras posibilidades a quienes nos necesitan, y mientras más pasa el tiempo, más constato que son demasiadas.

     Y compartiendo ese proverbio del genio francés, es lo que da alegría al diario acontecer, para salir de lo rutinario y aburrido.

     Y la organización de la sociedad civil que hoy le acerco a mis lectores se llama Manos Capaces, I.A.P., y me da mucho gusto que conozcan una parte de su trabajo.

     Para empezar, se trata de una Institución de Asistencia Privada en Querétaro, que tiene como misión brindar apoyo a niños y jóvenes con capacidades diferentes.

     La importancia de su labor radica también en las cifras arrojadas por estudios, que nos dicen que en el Estado de Querétaro, se encuentran más de 10,000 discapacitado que tienen entre 15 y 64 años de edad, sin embargo la sociedad civil actualmente no ha podido darles suficientes opciones de ocupación para que no tengan, que quedarse en casa más del 75% de ellos (es decir unas 7,000 personas). Esta situación es preocupante, especialmente para los padres y parientes de personas discapacitadas, jóvenes o mayores de edad, ya que no  encuentran alternativas viables de integración a la sociedad.

     Como sabemos, la igualdad de oportunidades es un derecho fundamental, por lo tanto Manos Capaces surge con el objetivo de dar utilidad a sus capacidades diferentes.

     Y leyendo y entrevistándolos acerca como visualizan a su institución, me encanto descubrir todo lo que plantearon:

Llegar a ser una institución reconocida por la sociedad, siendo:

- Un entorno amoroso y seguro, autosuficiente, plenamente establecida con personal capacitado que supervise estrechamente a los jóvenes y adultos con capacidades diferentes, capacidad para cumplir con la demanda local realizando diversas actividades productivas y recreativas en una comunidad solidaria.

     Esta institución busca ser sostenible y enfocarse a proveer una contribución social y económica significativa en la sociedad Queretana. Será un ejemplo del esfuerzo de responsabilidad social que puede realizarse beneficios mutuos entre las empresas y la sociedad, en pro de las personas adultas discapacitadas.

     Y como cada sábado, recomiendo a los jóvenes que estén deseosos de realizar su servicio social en alguna institución de este tipo, para luego es tarde.

    Pueden comunicarse sin duda escribiendo al correo: [email protected]

     Yo me despido por hoy, con mi hasta siempre y espero que más gente bonita se una a este proyecto.

Comentarios