26 / julio / 2021 | 15:55 hrs.

Maestros, papel importantísimo

José Alfredo Botello Montes

El fin de semana pasado festejamos a las madres, tanto las presentes como las que han partido a la casa del Padre. A ellas le reconocemos, sin lugar a dudas, su papel de educadora tanto en lo integral, físico, intelectual, sentimental y espiritual; porque fueron quienes nos llevaron en su vientre transmitiéndonos vida, nos enseñaron nuestros primeros pasos, nuestras primeras letras, nos enseñaron a respetar a nuestro prójimo y desde luego nuestras primeras oraciones. Hasta el final son un ejemplo en nuestra vida.

Esta semana toca reconocer a las maestras o maestros, quienes desde el preescolar y hasta la profesional, nos transmitieron sus conocimientos y sus valores, en la escuela que consideramos extensión de nuestro hogar y que nos prepara para desempeñarnos en la sociedad, con nuestros conocimientos y nuestra formación.

Desde luego la obligación y derecho de educarnos es de manera primigenia de los padres de familia, por prioridad natural y por lo mismo también el derecho a escoger la clase de educación que habrán de recibir los hijos. Este derecho se deriva no de una postura política, sino de la razón misma de las cosas.

Los padres de familia adquirimos la obligación de formar a nuestros hijos con la mira de que sean aptos para la realización de los fines últimos de la persona.

En este sentido, podrá haber padres de familia quienes, para bien de sus hijos, los educan tendientes al bien común, pero también habrá aquellos que, por el contrario, lo hacen de una manera inapropiada. Pero, cualquiera que sea el tipo de educación, de ninguna manera el Estado puede abandonar la educación de un hijo, sabedor de que el destino de nuestros hijos no admite ni declinaciones ni abdicaciones.

Por lo tanto, es importante la decisión que realizamos para que nuestros hijos sean educados en tal o cual centro escolar, pero también es importante que, para aquellos que no tienen la posibilidad de decidir por la carencia de opciones, se encuentren con centros educativos del estado en donde se formen a las futuras generaciones y a los futuros ciudadanos.

En la reforma constitucional, que ya tiene más de un año, dimos cause a la participación activa de los padres de familia en los Consejos Escolares que realizan la autogestión educativa, así como su involucramiento en los contenidos de planes y programas de estudio. Aún falta por realizar el andamiaje administrativo, pero estoy seguro que ya echado a andar no habrá quien lo pare, porque los buenos padres de familia están dispuestos a realizar esa labor.

Ojalá las autoridades apresuren el paso y en todo caso no arguyan pretexto alguno para ese involucramiento, ya que el sistema formativo y de educación debe ser de unos y otros, unos como primigenios y otros como completo, por lo que es cuestionable también que el director de la Unidad de Servicios para la Educación Básica en el Estado (USEBEQ) no asumiera la corresponsabilidad que tiene dentro de ese círculo virtuoso, en la enseñanza que debiera existir para el buen uso de las redes sociales de nuestros hijos y sus educandos.

Esta es una magnífica oportunidad para que tanto en la casa, como en los centros escolares, se establezcan mecanismos de orientación y formación para que se instituyan buenas prácticas en el uso de las redes sociedad, tarea de la que nadie debe exceptuarse.

La ocasión es propicia para extender una amplia felicitación a todos los maestros, quienes como verdaderos apóstoles se esfuerzan por esa gran tarea complementaria que es la educación de niños y jóvenes, el futuro de nuestro Mexico.

Muchas felicidades, maestras y maestros, por lo que nos diste a nosotros y por lo que hoy das a nuestros hijos. Muchas gracias.

Consejero Nacional y Diputado del PAN

Comentarios