Luces, Cámara y ¡OLÉ!

Estimados lectores, una vez más tengo la oportunidad de escribirles acerca de la mejor de las fiestas en el mundo, la fiesta brava. Si bien el arte se puede expresar de muchas maneras, también ese arte puede ser inspiración para nuevas obras visuales; es ahí donde entramos al tema de esta semana, ya que muchos son los filmes que han sido inspirados por grandes maestros del toreo que han llevado sus historias muchas reales y otras tantas producto de la imaginación del cine.
El primer registro cinematográfico de una corrida de toros se realizó en Madrid el 15 de mayo de 1896, y tuvo una duración de un minuto. Posteriormente Lumiere filma un corto breve titulado “Arrivée des Toreadors”, donde muestra la entrada de los toreros a la plaza; a la que le sigue una película con el título de “Spagne: Courses de Tauureaux”.
El registro cinematográfico más antiguo del que se dispone de un torero corresponde a Luis Mazzantini en 1898.
Fue el cine de España, sobre todo el de mediados del siglo XX, el que abordó con más énfasis el ambiente taurino, involucrando en sus historias dramas de toreros con desenlace triunfalista. Curiosamente, los argumentos de varios de estos filmes se los ubicaba en un contexto religioso, tal como ocurrió con las recurrentes versiones de “Currito de la cruz”, “El niño de las monjas” y “El Relicario”.
También hubo especial apego del cine español por incluir como protagonistas a sus toreros símbolos como Manuel Benítez “el Cordobés”, Sebastián Palomo Linares o Paco Camino. Es así como surgieron cintas biográficas, como: “Fray Torero”, “Chantaje a un torero” y “Aprendiendo a morir”.
El cine mexicano fue muy efectivo al incorporar el ambiente taurino en el género de la comedia a inicios de los años cuarenta, aspecto que le otorgó réditos taquilleros; obviamente apoyado en su principal estrella: Mario Moreno "Cantinflas", que popularizó películas como “Ni sangre ni arena” y “Cantinflas Torero”.
Una película del mismo género de melodrama escrita por José María Fernández Unsáin y Eulalio González “Piporro”, Martínez Solares filmó en 1963: “Torero por un día”. Un melodrama donde la afición de un payaso de rodeo, lo lleva a crear ante su hija y amigos, la imagen de un exitosísimo matador: “El Mil Faenas”.
Si bien “Torero por un día” no es exactamente una cinta taurina, ni mucho menos un clásico del cine mexicano, cabe señalar que esta obra significó la consolidación de Eulalio González “Piporro” como guionista.
No obstante, sería en 1956 cuando el cine azteca presentó una obra muy original llamada “Torero”, una mezcla de drama y documental protagonizada por el matador Luis Procuna, quien se permitió ofrecerle al público todas las sensaciones contradictorias que sentía antes, durante y después de una corrida. Esta película incluso alcanzo nominaciones al Oscar, por retratar la vida de un maestro de los ruedos.
En este filme se pueden apreciar también -para quienes gustan de la fiesta brava- las intervenciones de los conocidos Manolete y Carlos Arruza. Este último a su vez actuó en otras dos películas  como “Sangre Torera” y “El Álamo” dirigido por John Weyne.
Sin dejar de mencionar una novela que marco hito en el cine mundial Hollywoodense tenemos a  “Sangre y Arena” es uno de los mejores melodramas del séptimo arte, cuenta la historia de Juan Gallardo (Tyrone Power), un torero analfabeto que llega a la cúspide de la fama por su oficio y que, solo por eso, será seducido por una impactante mujer (Rita Hayworth), quien será el motivo de su autodestrucción.
De todas las películas sobre la fiesta brava producidas hasta el momento, quizás solo hubo una que dio protagonismo al toro, se trata de “El niño y el toro”, filme realizado en 1957, y que cuenta la historia de un chico que cría y se encariña con un becerro, pero al crecer éste será usado en la lidia, iniciándose una constante lucha del niño por salvarlo.
El cine contemporáneo a partir de los noventas dio un vuelco para algunos interesante y para otros perdiendo la esencia del toreo entre los filmes que destacan en esa época son: “Jamón jamón” Año: 1992 Director: Bigas Luna; “Belmonte” Año: 1995 Director: Juan Sebastián Bollaín; “El Julio loco por el toro” Año: 2000 Director: Carlos Caparros; “Luis Miguel Dominguín, el número uno” Año: 2000 Director: Emilio Maillé; “Hable con ella” Año: 2002 Director: Pedro Almodóvar; “Tierra de toros” Año: 2005; “Manolete” Año: 2007 Director: Menno Meyjes; “Brau Blau” Año:2008 Director: Daniel Villamedia; “Paquirri” Año: 2009 Director: Salvador Calvo. Algunos de estos títulos son documentales y otros largometrajes.

Comentarios