Los niños, el motor de la fiesta brava

En esta ocasión quiero comenzar agradeciendo sus lecturas a mis columnas, pues con eso seguimos fomentando que se sigan abriendo espacios en una época donde los toros nos necesitan, y sí, hablo de los toros como animales porque debemos recordar siempre que esos son, seres vivos a los cuales se les cría de una manera fenomenal para que represente a su casa a la hora de la faena.

El pasado fin de semana dentro de una corrida de rejones logré notar solidaridad, compañerismo y sobre todo muchos niños, algo que sinceramente me ha motivado a seguir defendiendo y escribiendo de toros. Los niños serán el presente de la fiesta y por ende el futuro de la misma.

Dentro de la corrida de rejones en Provincia Juriquilla me tocó sentarme en un lugar privilegiado en barrera de primera fila junto a mi insuperable mujer a la cual amo, y enseguida a unos turistas o expositores de caballos que no sabían en lo absoluto nada de las corridas de toros, sin embargo se dieron tiempo de asistir a vivirla. Al parecer eran un par de colombianos que preguntaban porqué iban pasando las cosas, con una sonrisa, siempre fascinados por el colorido, por el paseíllo y llamándole a los forcados “kamikazes”.

Junto a ellos estaba una familia entera con muchos niños, esos niño se emocionaban cada vez que pasaba el toro por nuestra barrera y obvio admirando las crines y las perchas de los caballos, al momento de las vueltas a ruedo de los jinetes ellos sin importarle nada le aventaba de todo, zapatos, botas, chalecos, etcétera, algo que sin duda fue muy gracioso pero a la vez muy alentador, porque así empieza la afición estando en las plazas, aventando, emocionándose, preguntando, investigando, y sobre todo pasar un rato en familia viendo arte, viendo a valientes que se juegan su vida, viendo a caballos entrenados para ser toreros y sobre todo escuchando los pases dobles recordando a las o los abuelos que no se resistían y se lanzaban al baile. Esos son los toros, esa es la fiesta brava.

Son imágenes que nunca se borran y van más allá de la suerte de matar, todo mundo apreciando algunos sobrios otros no tanto, todos aplaudiendo al toro, a los rejoneadores y a los forcados.

Esta semana escribí la nota de la corrida y me quedaron muchos puntos para mencionar. La silbatina al comienzo de la corrida para las autoridades de Coahuila. Los forcados que siempre tienen mi eterno respeto y admiración, dieron cátedra de buenas pegas y pasando hiel en otras tantas pero siempre mostrando arrojo pasión y gallardía al enfrentarse a un animal de tantos kilos.

Septiembre taurino

Ya para finalizar nuestro calendario taurino viene interesante pues ya el 15 de septiembre nuevamente Provincia Juriquilla se viste de gala para su  tradicional corrida con Ignacio Garibay como primera espada, alternando con Gerardo Adáme y el queretano Brandon Campos, quien es el triunfador de aquel serial taurino de “Se busca un torero”, esto será a las 6 de la tarde. Además y a manera de exclusiva me informan que se está preparando una gran corrida en la Plaza de Toros Santa María el próximo 25 de Septiembre que pinta muy bien, aún no se dan todos los detalles pero me aseguran que vienen grandes toreros y a nosotros solo nos resta esperar; mientras tanto que Dios siga repartiendo suerte y sigamos defendiendo a la fiesta de los toros.

Espero sus comentarios en [email protected] y @olmochato.

Comentarios