Lorena Rojas, embajadora de la Fundación Livestrong.

Ángeles Ochoa

“El dolor es algo temporal, puede durar un minuto, una hora, un día, o un año, pero al final se acabará y otra cosa tomará su lugar. Sin embargo, si me rindo ese dolor será para siempre”. Lance Armstrong.

     En espera de que hayan tenido una semana laboral de lo más agradable, productiva y destacada, hoy los quiero saludar compartiendo algo que para mí es verdaderamente n tesoro. Me estoy refiriendo a mi inspiración y sensibilidad, dos elementos que me inyectan energía y vitalidad en todo momento. Y como me identifico con las personas que no se dejan ni se permiten a sí mismos rendirse en este sendero de la vida, hoy voy a abordar el tema de dos personajes que fueron unidos por las alas del destino, y sin más preámbulo quiero presentarles a Lance Armstrong y Lorena Rojas. En el caso de Armstrong todos lo conocemos por ser un exciclista profesional estadounidense, considerado como uno de los mejores y convertido en una leyenda por su superación de un cáncer y posterior victoria en siete Tours de Francia consecutivos. Se retiró del ciclismo profesional al inicio de la temporada 2011.

     Por su parte, nuestra querida, admirada y respetada, Lorena Rojas, fue una actriz de gran trayectoria habiendo participado y haciendo lucir su talento histriónico tanto en la pantalla chica como en la grande, actriz no sólo de teleseries, cine, sino también de musicales como Aventurera…e incluso participó con su magnífica actuación, no sólo en las dos televisoras de México, también lo hizo para cadenas mundiales, sobre todo en Estados Unidos.

      La enfermedad del cáncer nos privó el pasado 16 de febrero de volver a mirar su talento, sin embargo siempre la recordaremos con gran cariño.

     Y volviendo a lo que les mencionaba de las alas del destino, éste demostró que no hay mal que por bien no venga, y cuando a Lorena se le detectó esta grave enfermedad con raíces en el hígado de la actriz y cuya metástasis hizo que partiera de este mundo, ella fue invitada por la Fundación Livestrong, que precisamente fundó el ya citado por mi anteriormente, Lace Armstrong, para apoyar a toda la gente que desafortunadamente padece este mal.

     Ahora les platicaré cómo surgió esta Fundación:

     Armstrong, como sobreviviente del cáncer, en el año de 19996 fue diagnosticado con cáncer testicular, el cual había invadido su cerebro, pulmones y abdomen. En su lucha por salir airoso de todo esto, fue cuando se dio cuenta de que existía una enorme carencia de recursos disponibles para enfrentar esta enfermedad. Así que no lo pensó más, y fue así como decidió establecer la fundación en apoyo a los enfermos y sus respectivas familias.

     Desde entonces, ha podido apoyar a mucha gente por medio de servicios de apoyo directo que brindan apoyo económico , emocional, físico. Asimismo ha brindado en cifras un apoyo de 500 millones de dólares para tratamiento de cáncer.

     En 2004, las pulseras amarillas que la Livestrong lanzó, se volvieron un icono internacional de apoyo a los enfermos de cáncer. Gracias al patrocinio y apoyo que la marca Nike brindó a esta cruzada, la fundación ha distribuido más de 87 millones de las mismas para así reunir más recursos y mejorar los servicios que brindan a sus beneficiarios.En cuanto a su voluntariado destaca que han ido creando redes a nivel mundial de personas que desean brindar su tiempo y recursos intelectuales a esta causa habiéndose convertido en un movimiento de clase mundial.

     Les comparto que yo ya me integré a Livestrong para así seguir apoyando a más gente, pues yo tengo fe en que todos deseamos lo mejor para todos.

     Y en lo referente al binomio Fundación Livestrong-Lorena Rojas, ésta última, nuestra querida actriz dedicó gran parte de su tiempo a brindar pláticas motivacionales y todo su apoyo a las personas víctimas de todo esto. Por ello el pedalista, la nombró su embajadora y vocera.

     Pues aunque en este plano la voz de Lorena Rojas se haya apagado para seguir apoyando esta causa, necesita de las nuestras para continuar en el camino de la solidaridad y del humanismo verdadero.

     Si a ti te interesa formar parte de este movimiento, no dudes en escribirme y te oriento cómo. Agradezco que me hayan leído y como siempre demostrado su interés en lo que les platico sábado a sábado en este importante medio de comunicación.

     Hasta siempre amigos.

Comentarios