Lo de Gallos no es una casualidad

Enrique Guerrero

Su boleto no es obra de la casualidad, sino producto del buen trabajo que realiza Víctor Manuel Vucetich y la respuesta de sus jugadores, que, convencidos de su talento, calidad y potencial, aunados a los deseos de triunfo con una nueva y gran actitud, fueron despertando a Gallos Blancos de su pesado letargo hasta obtener la anhelada y merecida clasificación a la Liguilla al colarse en la última jornada entre los ocho mejores del Clausura 2015.

Fue difícil conseguir ese primer objetivo, sobre todo cuando la tabla se apretó más de la cuenta y por tanto había muchos tras los cinco boletos restantes luego de que en la penúltima fecha habían amarrado Veracruz, Atlas y Tigres, pero se ‘alinearon los astros’ y los plumíferos queretanos, con el triunfo ante Jaguares en tiempo de compensación mediante un penalti que cobró Ronaldinho, lograron ese propósito: clasificar a la Fiesta Grande con 26 puntos, cifra mágica para meterse. Aunque claro está, las derrotas de otros jugaron un papel decisivo.

Ahora se dice que si fue falta o no sobre ‘Danilinho’. Eso, queda para la historia y para quienes quieren seguir ‘rascándole’ al asunto. El hecho es que fue ‘una de cal por las que van de arena’ y el árbitro no dudó en marcar el ligero desplazamiento del defensa chiapaneco sobre el brasileño para que enseguida viniera ‘Dinho’ a ejecutar el disparo que adivinó el portero y por poco lo detiene, pero la suerte estaba echada y Gallos se clasificó.

Al momento de redactar este espacio, sólo faltaba conocer al rival de cuartos de final, aunque de antemano la motivada escuadra queretana ya debe alistarse para iniciar esta eliminatoria en casa a media semana, para después pagar la visita el fin de semana.

Gallos Blancos, que busca hacer historia, bien embalado y con la fuerza de la unión que priva en su seno, será sin duda un enemigo doblemente peligroso para su rival en turno, pues los jugadores, incluyendo a ‘Ronnie’ y ‘Danilinho’ —los ‘dos alegres compadres—’, artífices del triunfo que dio la clasificación, seguramente tendrán bien puestas las pilas para conducir a los emplumados hacia un posible título pues, si bien es cierto que la Liguilla es otro torneo, todos comienzan de cero y las opciones de conquistar la corona, son parejas.

Ronaldinho por cierto, después de que anotó el penalti que dio el triunfo y la clasificación a su equipo, lo festejó en serio y hasta vuelta olímpica dio como agradecimiento, y se puede decir que despidiéndose de la afición queretana, ya que es un secreto a voces que su hermano ya lo arregló en la MLS aunque la directiva queretana insiste en que el astro brasileño tiene un año más de contrato y hasta ahora no han recibido oferta alguna por sus servicios.

Con todo y eso, ‘Ronnie’ todavía sigue aquí hasta que termine la Liguilla para Gallos, que ojalá y sea con un título, que es el que le falta al de Porto Alegre en el futbol mexicano, pues como se recordará, en su presentación como refuerzo gallo, él mismo dijo que venía a triunfar como lo ha hecho en todos los equipos que ha militado y en donde ha sido campeón, así que con Gallos ¿por qué no?

En el tema del descenso, la UdeG, cuyos directivos una y otra vez se dijeron ‘acuchillados’ por el arbitraje, el que a final de cuentas los mandó de regreso a la división de ascenso, a pesar de que vencieron al Cruz Azul —no pudieron conservar la categoría en la que sólo estuvieron un año—, le hicieron la maldad a los celestes que con este tropiezo quedaron fuera de la Liguilla, pero el empate de Puebla ante Santos, fue el que finalmente contó para este, su paso efímero en el máximo circuito. ¿Cuándo regresarán? Quién sabe. Este equipo de hecho contó con un gran apoyo económico, se llegó a pensar que sería protagonista en Primera División, pero sus refuerzos no respondieron a las expectativas y la inexperiencia de Alfonso Sosa en la dirección técnica —al que sostuvieron hasta el final a manera de agradecimiento por haberlos ascendido—, fueron los errores que originaron su regreso a la liga de ascenso. Su joven afición, sin ser barra, le fue fiel en su casa y fuera de ella, por eso le lloró a su querido equipo desde el juego que tenían ganado ante Veracruz y que enseguida, por propias fallas y yerros arbitrales, lo perdieron, éste representaba una gran oportunidad de seguir en primera, pero no pudieron y ahora, aunque vencieron a los cruzazulinos, no les sirvió de nada. Con este doloroso adiós de la UdeG, ahora el máximo circuito se alista para darle la bienvenida a Necaxa, campeón del Apertura 2014, o a Dorados, que se coronó al vencer 3-1 en el global al San Luis), ambos disputarán el lugar que deja Leones Negros para la próxima temporada.

Hasta la próxima.

Comentarios