29 / julio / 2021 | 07:47 hrs.

Libertad Universal

Filiberto López Díaz

Desde la llegada a Querétaro, procedente del Estado de México, María Guadalupe López Pérez, con más de 40 años de experiencia en el sector federal (JFCA) como presidenta de la Junta Especial No. 50 de la Federal de Conciliación en el Estado de Querétaro, la tramitación de los juicios laborales e impartición de Justicia Social en el ámbito laboral, las cosas han cambiado  y mejorado de manera extraordinaria.

Conocí a la señora presidenta en la campaña de mi malogrado amigo Luis Donaldo Colosio Murrieta (qepd) y por esas cosas que de vez en cuando pasan tan incompresiblemente por la vida, desde entonces no nos habíamos vuelto a ver, hasta que por fortuna para bien de la impartición de Justicia Laboral, llegó a Querétaro.

Soy enemigo de las lambisconerías; nada más alejado de mis principios y forma de ser; es más, me repugna y no la soporto, pero sí creo en la amistad y en esto no soy distinto a los demás. Como seres humanos, nuestros principios los recibimos en el hogar, es decir, ahí los bautizamos, pero se confirman en la amistad. Encerrados en el hogar, esos principios se pudrirían, se secarían por eso la amistad es su prueba.

Ahora María Guadalupe López Pérez hace excelente mancuerna con otro viejo amigo (que no, amigo viejo) el señor Jorge Robledo. Ambos funcionarios son digno ejemplo de: honestidad, pulcritud, profesionalismo, ética, altos principios morales y aplican la justicia de forma igual, sin hacer distinciones de ninguna especie. Por supuesto, no podía faltar como todo en la vida, el prietito en el arroz: Juana Martha Urbina, está sujeta a un proceso administrativo por supuestas irregularidades en su trabajo. Esperamos la resolución de los órganos de control interno de la junta.

A pesar de que el local de la JFCA en el estado se asemeja a un espacio emergido de “Lilliput”, carece de personal e insumos para impartir una justicia pronta y expedita, en menos de un año, la ahora presidenta ha realizado una labor atinada y extenuante y para muestra lo siguiente: hoy en día, es decir en lo que va en este 2014 que tiene más pasado que futuro, se llevan 2 mil asuntos en proceso; 2 mil 100 están para dictamen de laudo (resoluciones definitivas que emiten las junta) y cuenta con sólo dos dictaminadores.

¡Increíble! De enero a septiembre, la junta recibió 1156 demandas; se dictaron 13 mil 735 acuerdos, solicitudes o promociones; se llegó a mil 950 convenios entre las partes, mil 520 sin juicio y 430 dentro del expediente en trámite, con el plus de que los Tribunales Superiores que conocen de amparo, confirmaron la mayoría de los laudos (520) emitidos por la junta y se sobreseyeron 147; es decir los desecharon por notoriamente improcedentes.

Sin embargo, algo tiene el gobierno estatal, al plantar casi a diario una patrulla enfrente de una autoridad federal. ¿Sabe usted cómo han logrado María Guadalupe López Pérez y Jorge Robledo lo anterior? Fácil: el respeto se acumula, la honestidad se aprecia, el amor se gana y la lealtad se devuelve.  

Desde luego, [email protected] [email protected], usted tiene una mejor opinión.

Comentarios