Lame duck queretano

Francisco Domínguez llega ya a su tercer informe de gobierno con una pesada losa. Dependerá de sí mismo si pude hacerla más liviana o el peso de ésta lo hunde.
11/09/2018
02:27
-A +A

En política estadounidense se utiliza la frase lame duck (pato cojo o pato rengo, según la traducción) para denominar a los políticos que carecen de movilidad o de acción política. Generalmente, un periodo así sucede entre las elecciones y el cambio de mando; pero otras veces, por las circunstancias políticas, los gobernantes se ven atados de realizar todas las acciones políticas que quisieran, ya sea por no afectar la credibilidad de su partido o por no tener mayoría en el congreso.

En el caso queretano, el gobernador Francisco Domínguez se ha convertido, políticamente hablando (dejando claro que no hacemos referencia al hecho de que en recientes días haya usado muletas), en un pato cojo, toda vez que tras las elecciones su partido ha perdido el poder ejecutivo federal y la mayoría legislativa federal, esto sumado al ámbito local donde también tuvo un retroceso.

Sin embargo, eso no es lo más grave, puesto que basta con unas pequeñas alianzas en la legislatura para poder volver a tener una mayoría cómoda. La sombra que oscurece la segunda mitad de su gobierno es la presencia de la nueva figura que ha anunciado el presidente electo que sería una especie de super delegado federal, la cual, recaería en el hoy senador y exrector de la UAQ, Gilberto Herrera Ruiz.

Durante el periodo que se ha llamado “de transición a la democracia”, que abarcaría los últimos años del presidente Zedillo y el sexenio de Fox, los gobernadores acumularon tal cantidad de poder y, sobre todo, manejaron tal cantidad de recursos que la federación los dejó a su libre arbitrio; los gobernadores se convirtieron en auténticos señores feudales; “virreyes” los llamaron en la prensa nacional.

Tal exceso de poder y capital, produjo monstruos políticos, de los cuales Duarte en Veracruz es el botón de la muestra. La nueva figura política propuesta por el presidente electo sería una intentona para contrarrestar ese poder de los gobernadores.

Por ello, el nombramiento de quien fuera el némesis del gobernador Domínguez no ha caído bien en el Palacio de la Corregidora. Gilberto Herrera, siendo rector, durante un informe de actividades realizado en plena plaza de armas dijo que si el gobierno estatal entregaba el recurso económico prometido a la UAQ, éste renunciaría a cualquier aspiración política. Al no cumplir, el gobierno del estado legitimó la candidatura de Herrera al Senado, quien en un vuelco de la fortuna política tendría en Querétaro su próxima parada.

Domínguez se ha distinguido por el poco matiz político y los ex abruptos discursivos, ahora se enfrenta a que si bien Herrera no sería su par, sí sería una figura que puede opacar varias de sus acciones, tomando en cuenta que hasta ahora, los delegados federales de las distintas dependencias no destacaban como figuras políticas de contrapeso.

Por ello, llama la atención que en su discurso haya hecho una especie de llamado a la concordia: “La democracia es voto, sin duda, pero no se agota ahí, es también legalidad, libertad de expresión y división de poderes, son contrapesos, respeto a las minorías, fortalecimiento del federalismo, justicia social. Llegó el momento de fundar una democracia colaborativa, de ejercer una política de la reciprocidad. No hay victorias absolutas ni verdades eternas. México es el conjunto de sus regiones, de sus vocaciones y de sus ideas; México es la suma de sus talentos; por México, todo empeño vale la pena”.

Aunque, en los hechos, no haya invitado al senador Gilberto Herrera a su informe. Llama la atención ese doble discurso. Por una parte, llamando a la unidad y, por otro, teniendo ausencias que pesan.

Faltan poco menos de tres meses para que AMLO tome posesión y, como presidente de la República, realice los cambios mencionados. No obstante, Francisco Domínguez llega ya a su tercer informe de gobierno con una pesada losa. Dependerá de sí mismo si pude hacerla más liviana o el peso de ésta lo hunde.

Periodista y sociólogo. Docente de la UAQ.

Director del semanario universitario Tribuna de Querétaro.

Twitter: @viloja

Comentarios