La última y nos vamos

Ana Patricia Fernández

Aunque parezca increíble, un año más está a punto de finalizar, es por ello que, deseando hayan pasado unas excelentes fiestas decembrinas en medio de sus seres queridos, me dispondré a escribirles la última opinión del presente año; no sin antes agradecerles el haberme permitido compartirles los análisis futbolísticos a través de El Universal Querétaro.

Iniciando con lo que nos corresponde, quisiera comentarles que no todo es miel sobre ojuelas en esta post-navidad, pues el campeón goleador, el mejor hombre al ataque de los Gallos Blancos no recibió precisamente el mejor regalo de Santa Claus. Una terrible lesión lo va a privar de jugar todo el Clausura 2015, por lo que para él y para el club, en primera instancia, no luce tan alentador.

Para intentar compensarlo, Arturo Villanueva busca en sudamérica a algún posible sustituto, sin embargo, ya tiene desventaja ya que el equipo suma más de 15 días de pretemporada y llegar a conocer a todos y adaptarse a éstas instancias sería demasiado tarde.

Por si eso fuera poco, Ronaldinho no ha reportado y comienza a agotar la paciencia de los directivos, razón por lo cual le han puesto ya una fecha límite para volver, misma que se vence mañana, de lo contrario 'amenazan' con buscar a alguien más. El verdadero problema reside en el ridículo en el que caerían si el brasileño no regresa y es que, después del dineral que se invirtió en él, poco fue lo que se pudo recuperar.

LOS REGALOS DE SANTA

Por otra parte, una más agradable, Santa Claus llegó para el equipo.

Para Édgar Hernández fue un año duro deportivamente hablando, no logró cumpli con su función y fue responsable de muchas derrotas no presupuestadas al inicio del semestre, situación que a futuro repercutió en no clasificar a la liguilla.

Desgraciadamente no podrá continuar como títular en el 2015, pues ya ha llegado un excelente regalo y, quizá, el más grande fue la contratación de Thiago Volpi, arquero brasileño que defenderá la parte más voluble del plantel durante el torneo pasado.

Otro buen regalo fue el regreso de Gil Burón, un joven de procedencia americanista que hace unos torneos atrás cumplió y superó las espectativas que se tenían de él.

Después de estos pequeños regalos, habrá que esperar de qué manera se desarrollan las cosas durante el transitar de las jornadas y observar si esta vez sí se clasifica a la liguilla. 

Comentarios