Los seres humanos cerramos ciclos cotidianamente y pareciera eso el título de esta columna. No lo es en realidad. La triple C de la que escribo, tiene otro significado. Sin embargo, es necesario ubicar el contexto de estas líneas y ello me lleva justamente a revisar esos ciclos cotidianos. Estamos regidos por ciclos naturales como la vida misma, el día y la noche, las estaciones, los años, nos ha sido fundamental el medir y reciclar el tiempo. En medio de los múltiples ciclos y de acuerdo a nuestras creencias, tenemos también celebraciones y rituales como el cumpleaños y el onomástico,   la graduación, el noviazgo y el matrimonio,  la mayoría de ellos en función de nuestras tradiciones y costumbres, religiosas o de otra índole.

Apenas ayer concluyó para muchos la temporada navideña con el día de reyes y la celebración de la llegada del 2015, el nuevo año que siempre esperamos con ánimos de renovación y sobre todo expectantes de que sea mejor que el anterior. Hay algunos donde nos llueven acontecimientos no deseados y pensamos en que ese año debe terminar pronto. Así, a mi entender, renovamos ciclos y mantenemos la costumbre de expresar nuestros mejores deseos y la esperanza de que un nuevo año sea lleno de dicha y felicidad para nuestros afectos y para nosotros mismos.

Este 2015 es un año distinto para Querétaro. Conlleva el cierre de ciclos políticos y la renovación de los mismos. Nuestra entidad ha sido afortunada y su ubicación nacional reconocida obedece, lo he dicho antes, a que los gobiernos han sumado en favor del desarrollo de la misma y de su gente, más allá de nuestras personales simpatías. Será un año de consolidación de lo logrado en el reciente sexenio y trienios, pero habrán nuevos personajes los que salgan a escena en las funciones que se estrenarán a lo largo del mismo.

Dicen que en la política, aunque yo pienso que en muchos otros ámbitos, como el familiar, personal y laboral, se necesita la triple C en el proceso de toma de decisiones importantes y trascendentales y son: Cabeza, Corazón y Cojones.

Cabeza significa tomar decisiones inteligentes, pensar bien las cosas antes de hacerlas, mantener un análisis frío de las razones y las posibles consecuencias. Corazón implica las emociones, el revisar a quien beneficia y a quien perjudica en un grupo, una comunidad o un país entero; el manejo de los valores como honestidad, integridad, generosidad, etc., es saber que nuestras decisiones afectan a otros, es darle sentido a nuestras convicciones. Cojones, implica el coraje, la enjundia, el arrojo, las ganas, la valentía y la fuerza que se requiere, sobre todo cuando las decisiones son difíciles y duras. Las mejores decisiones siempre llevan una mezcla de la triple C, aunque no necesariamente en partes iguales y proporcionales. En realidad, creo que depende de las circunstancias y del los alcances de la propia decisión lo que nos exigirá la cantidad de los ingredientes.

Al inicio de un nuevo año, se me ocurre que el mejor regalo que a los adultos nos puedan dejar los reyes magos, son cajas con altas dosis de la triple C para que las utilicemos en aquellas cosas que dependan de nosotros, ya que lo azaroso y lo que nos llega inesperadamente, resulta siempre difícil modificarlo a nuestra voluntad, pienso que lo mejor que podemos hacer con las dificultades es enfrentarlas y buscar neutralizar su impacto. Pero lo que sí está en nuestras manos y en las de quienes deciden por muchos de nosotros, es importante que sean las mejores para hacer realidad algunos de nuestros deseos más anhelados, entre los cuales, sin temor a equivocarme, se encuentran la salud y el sustento cotidiano y realizaciones este 2015.

Busquemos entonces en nuestros zapatos, en los cajones de nuestra casa y en los rincones de nuestra propia intimidad esas cajas repletas de triple C para que nuestras decisiones vayan acompañadas de cabeza, corazón y cojones, buscando tanto nuestro bienestar como el de otros, lo que propicie mejores condiciones para quienes deseamos seguir adelante en este Querétaro nuevo que deseamos conservar. Junto con ello, mis mejores deseos para este año a cada uno de ustedes y sus familias.

Comentarios