La trama de Caja Libertad y sus presuntos implicados

12/07/2019
10:22
-A +A

El 28 de febrero de 2014 es una fecha que jamás olvidarán en Caja Libertad, la empresa de la cual el poderoso y mediático abogado Juan Collado —recientemente detenido mientras departía con Carlos Romero Deschamps en un restaurante de las Lomas— era presidente del Consejo de Administración.

Ese día Michael Corbat, CEO de Citi, declaraba en Nueva York que Banamex había sido defraudada por 400 millones de dólares a través de créditos otorgados a la naviera Oceanografía.

La noticia cayó como bomba, pues dos de los personajes clave de Oceanografía estaban relacionados con la financiera que tiene como sede el estado de Querétaro.

Martín Díaz fungía como presidente del Consejo de Administración de Caja Libertad y los hermanos Óscar yJavier Rodríguez Borgio, relacionados con la financiera, también poseían acciones de Oceanografía. Los llamados “zares de los casinos” a su vez están ligados a un grupo de medios digitales con sede la Ciudad de México, el cual ha tenido problemas legales ni más ni menos que con el actual consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer.

Si bien Caja Libertad es una empresa queretana, su influencia se expande por todo el Bajío. Surgió en 2013 como una caja de ahorro y hasta el año pasado su valor de mercado ascendía a cerca de 7 mil millones de pesos, con un total de 1.5 millones de socios.

El contador José Antonio Rico y el empresario Jorge Nacer fueron los dos inversionistas que disputaron, entre 2013 y 2014, la compra de la caja de ahorros más importante del país, la cual terminó quedándose el primero… aunque no por mucho tiempo.

Rico pasó pronto a un segundo plano en el control de Caja Libertad y en 2014 la Unidad de Inteligencia de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, organismo que encabezaba Jaime González Aguadé, inició una investigación por posible lavado de dinero, luego de una denuncia pública. Nada pasó con las pesquisas, pero lo que sí pasó cinco años después fue que González Aguadé se convirtió en consejero de la llamada “caja de cajas” de ahorro.

La situación en la que se encontraban Caja Libertad en 2014 puso contra las cuerdas a los Rodríguez Borgio y a Martín Díaz. Tenían que encontrar a un héroe y así fue como apareció Juan Collado, quien no sólo diseñó la estrategia legal de la empresa, sino que se convirtió en presidente del Consejo de Administración de Libertad Servicios Financieros.

Los ex trabajadores de la compañía aseguran que Juan Collado llegó a la financiera gracias a sus buenos oficios y con la protección de los políticos más encumbrados de la administración de Enrique Peña Nieto.

Incluso se habla de una táctica que inició durante su gestión para comprar a valor de entre 100 y 200 pesos las acciones que tenía la empresa en Querétaro y el Bajío para poder lograr el control total.

Collado asistía a las reuniones y festejos de Caja Libertad y era accesible con empleados y personal de confianza. Se movía como pez en el agua dentro de la empresa, al tiempo que atendía sus asuntos como litigante.

De Martín Díaz, el último recuerdo que tienen los trabajadores de Libertad es que los últimos días de asistencia a la empresa se le vio borrando todos los registros de su computadora.

El escándalo de Caja Libertad apenas comienza y la detención del abogado Collado podría ser sólo la primera pieza del rompecabezas en manos de la Fiscalía General de la República. No nada más suena el nombre del ex presidente Enrique Peña Nieto, sino de su otrora supersecretario y alter ego: Luis Videgaray.

Pentamed lanza SOS. Comercializadora Pentamed analiza el cierre de sus operaciones en México tras la falta de pago de 170 millones de pesos por parte del ISSSTE.

La firma mexicana que tiene 13 años de operación se declarará insolvente, dejando sin sustento a poco más de 300 familias, de acuerdo con denuncias de sus empleados y ex directivos.

Todavía la semana pasada logró una orden de suministro de parte del ISSSTE, la cual tiene como fecha de entrega el día 25 de julio, pero, según los empleados, será imposible de surtir por falta de recursos.

La política de austeridad, seguida a rajatabla por Raquel Buenrostro, oficial mayor de la Secretaría de Hacienda, tiene al sector salud en una auténtica “pobreza franciscana”, como lo referían en tono de broma Andrés Manuel López Obrador y su jefe de Oficina, Alfonso Romo.

Niega Daimler pleito con Star Haus. El viernes pasado dimos a conocer que existe un presunto conflicto entre Star Haus, la distribuidora de autos de Mercedes-Benz, y Daimler Financial Services México, y que incluso pudo haber amenazas personales entre directivos de ambas compañías, según distintas fuentes del sector automotriz que pidieron el anonimato.

Al respecto, el apoderado legal de Daimler, José Luis Nassar, asegura que “no existe ningún conflicto y que nunca se han presentado amenazas personales”.

“Daimler Financial Services México y Star Haus han mantenido un trato de respeto mutuo”, asegura el abogado en una carta.

 

 

Twitter: @MarioMal
Correo: [email protected]

Comentarios