La salida de los Estados Unidos de Afganistán

Ángel Balderas

Recordemos que la invasión de Afganistán, por parte de los Estados Unidos, se dio, en 2001, como pretexto de la “lucha contra el terrorismo”, luego de que un comando secuestró aviones y los estrelló contra las torres gemelas de Nueva York. El comando de los secuestradores de los aviones estaba conformado por 15 ciudadanos de Arabia Saudita, dos de los Emiratos Árabes Unidos, un egipcio y un libanés. Sin embargo, como represalia, los Estados Unidos ¡invadieron Afganistán!

En 2001, Afganistán estaba gobernado por los talibanes quienes habían sido entrenados, sostenidos y financiados por los norteamericanos con el fin de obstaculizar la ocupación de ese país, por parte de la Unión Soviética, ocupación que duró de 1979 a 1989.

El pretexto para invadir Afganistán, por parte de los Estados Unidos, era que Osama Bin Laden se había refugiado en ese país y que los talibanes no lo querían entregar.

Los Estados Unidos arrastraron a varios países de la OTAN en su aventura de la ocupación de Afganistán, ocupación que duró 20 años, pero que terminó de una manera abrupta luego de que el cambio de poder en el país ya había sido decidido durante la presidencia de Donald Trump. Lo que explica que los talibanes hayan avanzado muy rápido y en dos semanas se hayan hecho con el control del país, incluyendo la capital, Kabul.

En esas últimas dos semanas, hubo pocos combates entre el ejército afgano, compuesto por 300 mil soldados fuertemente armados, equipados y entrenados por los norteamericanos y los talibanes, con una fuerza de entre 60 y 100 mil guerrilleros armados sólo con kaláshnikov y poco más.

Si el objetivo de los Estados Unidos era democratizar Afganistán, pues su invasión ha sido un rotundo fracaso. Si su objetivo era derrotar a los talibanes, pues también, ya que ahora regresan al poder, después de 20 años de ausencia. Si su objetivo era detener el cultivo de la amapola y la producción de heroína pues también fracasaron pues dicha producción se ha incrementado notablemente desde la llegada de los norteamericanos.

En 1842 el ejército británico se empantanó en Afganistán y tuvo que abandonar el país, en 1989 lo mismo pasó con la Unión Soviética y hoy, en 2021, sucede, por tercera ocasión, con los Estados Unidos.

El problema es que ahora grandes sectores de la población afgana están a merced del régimen talibán, basado en la ley islámica (sharia), por lo que las que más sufrirán serán las mujeres.   

 

Presidente del Consejo Estatal de Morena

Comentarios