La pista de carreras

Fray Junípero es ahora

una zona de gran lío.

En carrera muy malora

cada coche va con brío.

Precaución parece ausente,

cada rato hay volcadura.

Yo no sé qué hay en la mente

del que corre con diablura.

Camionetas y compactos

juveniles desenfrenos.

Perjudican tales actos,

ojalá que sean ya menos.

El manejo con prudencia

es un hábito deseable.

Evitando la pendencia

y por mucho siendo amable.

Es mejor llegar a casa

y en todo estar tranquilo.

Manejar mal te destaza

y la vida va en un hilo.

 

 

Periodista

Comentarios